jueves, 11 de marzo de 2010

RUTA TETUAN 20 SEPTIEMBRE 2009


BAZÁN DESLUMBRA EN SU REAPARICION EN MADRID

Tras el parón estival el diestro madrileño vuelve a triunfar con una faena histórica.

Por nuestro enviado especial Florentino Areneros.

En una agradable mañana casi otoñal, de nuevo el maestro de diestros Bazán se dispone a enfrentarse en solitario a una ruta de Gefrema dispuesto a cuajar otra de esas mañanas de gloria que le han aupado hasta el primer puesto del escalafón gefremero por el número de rutas lidiadas, en las que tantas puertas grandes ha abierto. Aunque ha pasado mucho tiempo, todavía están frescas en las retinas de los aficionados memorables faenas, como la del Hinkel de Hortaleza o la ya mítica de Las Rozas, entre otras muchas.

Viste el diestro el terno de las ocasiones solemnes, placa de gefrema visible a modo de "detente bala" que le protege de cualquier inclemencia en sus jornadas triunfales, corbatín reglamentario y por supuesto la montera de la suerte que siempre le acompaña en todas sus faenas, con la que ha realizado hasta hoy incontables paseíllos.


El monumento a Calvo Sotelo en la madrileña Plaza de Castilla
A las 9 en punto suenan clarines y timbales. Salta el diestro a la arena ante las aclamaciones de la afición, a la que el maestro se ha metido en el bolsillo anteriormente con la entrega de la ya tradicional (y cada vez más amplia) documentación que ha repartido una vez finalizado el paseíllo. Comienza la lidia con unos pases de recibo en los que después de poner en antecedentes a los aficionados, apunta lo que será el resto de la faena. Tras ello, el diestro, demostrando que no tiene miedo a nada y en un alarde de valor "neutral", continua con la lidia en terrenos "comprometidos": calle Caídos de la División Azul, una iglesia, el solar donde estuvo una iglesia quemada durante la República, el lugar donde estuvo el palacio donde pernocto el mismísimo Napoleón, finalizando esta tanda, invitando a los aficionados a realizar la fotografía de familia en el monumento a José Antonio Primo de Rivera.

Se cambia el maestro la muleta de mano, pero continua la faena en los mismos terrenos, cargando más la suerte todavía, despreciando el peligro, y realiza su próxima parada ni más ni menos que en el mismo monumento a Calvo Sotelo en la Pza. de Castilla.


La casa de Tetuan, cercana al cine Europa, donde nacería Onésimo Redondo.

Tras ello, el maestro, sabedor de que una primera figura tiene que dominar todos los terrenos, todos los tercios y todas las suertes de muleta, continuó la faena mostrando unos antiguos viajes de agua en el parque de la Ventilla, lo que provocó un ligero runrun en las gradas, y alguna que otra crítica, en especial de Jacinto, el "tendido del siete de gefrema", siempre velando por la estricta pureza y ortodoxia del arte ruteril. Aunque bien es cierto que este tramo de la faena permitió el lucimiento de alguno de los subalternos de la cuadrilla, destacando José Antonio "Donostia de los Reyes", que realizaría varios quites destacados a lo largo de toda la mañana.

Después de una parada para que los aficionados repusieran fuerzas y se procediera al regado de la plaza, el maestro se echó la muleta a la izquierda, la de los billetes que dicen los taurinos, para comenzar su faena al natural. Se arranco con unos refugios y unos observatorios en un cerro junto a la Huerta del Obispo, lo que provocó que desde el tendido del siete de nuevo se hiciera ondear el pañuelo verde junto a algunos leves silbidos, continuando con un recorrido por el barrio de Tetuán, contemplando casas de época y algunos ejemplos de arquitectura industrial, que recordaban como era el barrio en los años 30. Culminó esta fase de la faena con un pase de pecho con la visita a la casa de Cipriano Mera.



Una instantanea del antiguo cine Europa (tras el árbol) donde desarrollo gran parte de su perversa labor el chequista Sandoval.

 
El diestro, ya con el público entregado, se dirigió a los medios, Bravo Murillo, para completar la faena. Visitando la Remonta, el solar de la antigua plaza de toros, el Quinto Regimiento de Francos Rodríguez (con visita incluida al patio), la casa natal de Onésimo Redondo, entre otros lugares. Para llegar al momento culminante de la faena, la visita al cine Europa. En ese momento todas las miradas se dirigieron al palco de Sandoval, esperando que bajara a la arena a realizar algún quite ahora que tenia el morlaco colocado en suerte, pero comprobando con asombro que sus localidades continuaban vacías como viene siendo habitual. De nuevo, una vez más, y ya van muchas, este destacado lider de la corriente casadista, y culé de pro, había consumado otra espantá histórica que empequeñecería al propio Curro Romero.

La faena continuó con la visita a la glorieta de Cuatro Caminos, el hospital de San José y Santa Adela, y el monumento a Pablo Iglesias (con la intervención incluida de una espontánea), finalizando en el interior de un agradable bar.

Pero la sorpresa de la mañana estaba por llegar, los que pensábamos que lo habíamos visto ya todo, nos equivocamos. Justo en el momento que el maestro estaba solicitando el cambio del tercio (por un vermú de grifo) apareció por la puerta el mismísimo Sandoval. Si señoras y señores, los que pensábamos que el casadismo no podía dar más de sí, que no se podía llegar más allá, nos equivocamos, llego justamente para tomar el aperitivo y recoger el ladrillo de documentación para su inmobiliaria, ¿hasta donde puede llegar este pájaro?, ¿cuánto tiempo continuara la Presidencia de los festejos inactiva sin enviarle un recado con los aguacilillos?.

Tras este lamentable incidente, el maestro Bazan fue sacado a hombros por la puerta grande del bar en medio de la cerrada ovación de los aficionados.

Luego se marcho con la mochila en bandolera caminando a los pies de los Titanic dirección a Cuatro Caminos. Viéndole, no era difícil imaginarle paseando a los compases de Carmen de Bizet entre aclamaciones de "TOREADOR, TOREADOR...".


Los asistentes a la ruta
De nuevo otra faena memorable de este maestro de maestros (y ya van muchas), otra mañana para la gloria que quedará indeleble en la memoria de los buenos aficionados a la fiesta.

Gracias artista.

P.D.: El maestro Bazán volverá a lidiar el próximo domingo en Vicalvaro, y al domingo siguiente en el coso de Villaverde.

LOS VIDEOS DE SOL Y MOSCAS
Como comentábamos al final de nuestra crónica " Luego se marcho con la mochila en bandolera caminando a los pies de los Titanic dirección a Cuatro Caminos. Viéndole, no era difícil imaginarle paseando a los compases de Carmen de Bizet entre aclamaciones de "TOREADOR, TOREADOR...". ". Sobran las palabras amigos lectores, ¡que suene la música!.....


No hay comentarios:

Publicar un comentario