jueves, 11 de marzo de 2010

RUTA LA PUENTECILLA 24-ENERO-2010

APOTEOSIS TAURINA EN LA PUENTECILLA
Destacada actuación de los dos diestros que tomaban la alternativa, con una notable merma del rendimiento del maestro Bazán. El festejo se desarrolló bajo las constantes protestas e interrupciones de los aficionados del Siete. Tres cuartos de entrada.

Por nuestro enviado especial Florentino Areneros.
Madrid, Enero de 2010

Primaveral, soleada y cálida mañana para la celebración de este esperado festejo que abre la temporada. Hasta el coso de la monumental del Parque del Guadarrama, se han desplazado un buen número de aficionados gefremeros hasta completar tres cuartos largos de entrada, mientras el palco de autoridades se presenta nuevamente con un clamoroso vacío. Distinguimos entre los presentes a destacadas personalidades tanto del mundo taurino, como de la jet-set y de los medios informativos. La lista sería interminable pero no podemos dejar de citar entre otros a Moncloveño, rotundo triunfador de la pasada temporada, que no paró de firmar autógrafos y hacerse fotos con todos los aficionados que se lo solicitaban, también se encontraba en los tendidos el redactor jefe de Frente de Madrid, P. Roberts, cuyo nombre se esta barajando con fuerza en todas las quinielas como futurible al consejo de administración del Grupo Prisa para cubrir la baja de Polanco. Destacar también la presencia del gran fotógrafo Capa, siempre "pegaito" a la barrera para no dejar escapar ninguna instantánea, sin olvidar a “Chiquito de Donosita”, ni a los veteranos maestros Fernando Cardenal y Carlos Sala cuyos acertados comentarios siempre se agradecen, así como “Morata” que ya tiene anunciada próxima corrida con picadores, sin olvidar la destacada presencia del Tendido del Siete con Jacinto Arévalo al frente, el cual tendría un gran protagonismo a lo largo de todo la mañana. Y por supuesto, y como ya viene siendo tradicional, la masiva presencia de las encantadoras mujeres gefremeras, rivalizando en belleza con flores y paisaje, realzando aun más si cabe, el esplendor de los abarrotados tendidos de esta monumental plaza. Reseñar de nuevo, y ya son muchas veces, la espantá de los miembro de la Peña Casado, Sandoval y Chato de Ventas, que no aparecieron en todo el festejo, ausencia motivada con total seguridad por la ausencia de chiringuitos y tabernas en el coso de la Puentecilla. Destacar así mismo nuevamente la ausencia de ese turbio personaje que pretende hacerse pasar por un dandy y gentelman británico, y que responde al alias de Orwell, como siempre excusando su ausencia con afirmaciones del tipo "mancharse de barro es vulgar" o "¿es que no encienden la calefacción en este cerro?" o bien "es imposible tomar un dry-martini con este olor a obrero". Algún día publicaremos un extenso dossier para desenmascarar a este individuo antes de que embauque a algún apoderado o empresario, donde demostraremos entre otras cosas que no estudió en Eton, si no que cursó la enseñanza general básica en un colegio público de Parla, concretando un lamentable expediente académico, repitiendo cuarto y octavo, este último en dos ocasiones.

Había despertado gran expectación esta corrida, entre otras cosas porque todavía reverberan en el aire las aclamaciones de la épica faena del maestro Bazán por estos pagos hace ahora un año, que terminó en un rotundo triunfo. Son muchos los ingredientes que se juntan en esta agradable mañana, que auguran una jornada memorable y que han atraído hasta el lugar a los aficionados de paladar más exigente y exquisito. Por un lado la belleza de esta plaza, que un presentador de telediario describiría como marco incomparable. Por otro lado la categoría y merecida fama de las reses a lidiar, de la reconocida ganadería de "La Puentecilla" de encaste rojillo. Y por supuesto, y quizá lo más importante, los espadas que lidiaran en esta taurina mañana, encabezados por el ya citado Bazán, "Finito de Hortaleza", que dará la alternativa a dos diestros que hasta ahora han destacado notablemente en sus labores de subalternos y rehileteros en las cuadrillas de otros grandes maestros, a saber, Guillermo Pozas "Espoleta" y Javier M. Calvo "Camorra". Otro atractivo de la jornada es el poder recuperar suertes, lances y tradiciones taurinas gracias a la presencia de tres diestros, como pueden ser el tercio de quites, o el toreo al alimón, entre otros.


Una fotografia del monumental coso de La Puentecilla




La tauromaquia es un compendio de tradición, arte, liturgia y rito, y porque no decirlo, de magia y superstición, donde pocas cosas quedan sin contemplar. Toda corrida empieza con el paseíllo, solemne comienzo que nos remonta al tiempo de los romanos y al "morituri te salutant" que los gladiadores dedicaban al emperador. En los toros este ritual se realiza bajo unas directrices bien definidas que se han mantenido a lo largo de los siglos. En la primera fila se sitúan los matadores, con el de más antigüedad en tomar la alternativa a la izquierda, en el centro el segundo en antigüedad, y en el lugar de la derecha el menos veterano de los tres. Tras cada uno de ellos, sus respectivas cuadrillas, en primer lugar los peones y banderilleros, también en riguroso orden de antigüedad, detrás los picadores de cada cuadrilla y a sus espaldas, monosabios y demás personal que participará en el festejo. Gozan los matadores del privilegio de realizar el paseíllo con la montera puesta en el caso de haber toreado ya en esa plaza, debiendo permanecer desmonterados si se trata de su primera aparición en ese coso. A la señal convenida comienza el paseíllo, pero antes de comenzar a caminar, en ese gesto torero tan característico de la mano a media altura con la palma hacia adentro describiendo un semicírculo, todos los componentes saludan al resto y se desean suerte entre ellos. Finaliza el paseíllo al llegar los diestros a la barrera, debajo del palco de la presidencia, donde tras saludar a la autoridad que preside el festejo, se despojan de sus capotes de paseo, pequeñas capas magistralmente bordadas y ornamentadas, que los diestros ceden a los espectadores que ocupan las primeras filas de la barrera, si es posible a bellas señoritas, para que allí los coloquen y adornen, aun mas si cabe, las ya de por si coloridas gradas. El pasado domingo, gracias a que pudimos contar con tres diestros, se pudo presenciar un paseíllo como mandan los cánones, a la izquierda "Finito de Hortaleza”, con su terno tabaco y oro, diseño exclusivo de los conocidos modistos sevillanos Charanga Navy que a tantos famosos toreros han vestido, luce en el pecho el tradicional detentebala que siempre le acompaña, y con la montera puesta como es preceptivo y por derecho. En el centro, desmonterado, "Espoleta" lucía un elegante traje campero con chaquetilla azul cobalto. A la derecha, "Camorra" enfundado en un espléndido terno azabache, luce este diestro patillas de hacha, tan características de los toreros decimonónicos componiendo una estampa de torero clásico que tanto nos recuerdan a las láminas de Perea. Tras finalizar el paseíllo y antes de salir el primer toro, el maestro Bazán repartió entre los aficionados un nuevo tomo del enciclopédico Cossio cada vez es más generoso en peso y contenidos, una nueva entrega que hará feliz a las mujeres de los aficionados al ver como se cubren esos huecos de la estantería del pasillo, auténticas posiciones fortificadas, refugio de polvos varios e indomables pelusas.

Durante la taurina mañana pudimos asistir a otro de los ritos que configuran la liturgia de la fiesta, la alternativa, una ceremonia de iniciación en la que un maestro transmite simbólicamente su sabiduría al acólito, que de esa forma pasa a convertirse a su vez en un nuevo maestro, el cual tendrá que demostrar su saber en ese supremo templo que es el ruedo de la plaza. El ritual transcurre de la siguiente forma, cuando aparece en el ruedo el primer toro, que por tradición corresponde al diestro más veterano, este comienza la faena con normalidad, y llegado el momento de iniciar la faena de muleta, es decir del sacrificio, el maestro, o padrino, acompañado del nuevo torero, o ahijado, se sitúan en un punto del redondel y el primero entrega la muleta y el estoque al segundo para que este finalice la lidia, el ahijado a su vez le entrega su capote al maestro. Durante la ceremonia, el padrino dedica unas palabras al que se va a convertir en maestro, de las que solo ellos conocen su contenido, finalizando con un sentido abrazo.

El pasado domingo pudimos contemplar por dos veces esta entrañable y emocionante ceremonia, que ofició el maestro Bazán en su condición de olímpico. Olímpico no por su impresionante forma física y ronaldea musculatura, cualidades que también atesora este consagrado diestro, si no olímpico por su condición de divinidad de la Gefremaquia. Al igual que Prometeo, uno de los Titanes que habitaban el Olimpo robó el fuego de los dioses para cedérselo a la humanidad, "Finito de Hortaleza" transfigurado en nuevo Titán, cedió simbólicamente su incomparable sabiduría a estos dos, ya por derecho, nuevos maestros.


El maestro Bazán comienza la faena junto al patio de caballerias.

Volvamos al desarrollo del festejo. Tras el reglamentario paseíllo, saltó al ruedo "Finito" que tras un emocionado y sentido brindis al querido y añorado maestro Piñuelo, comenzó el trasteo del primer morlaco con unos pases de recibo con el capote, en los que los aficionados pudieron apreciar las cualidades de esta ganadería que serían constantes a lo largo de la mañana. Eligió el maestro para estos lances los terrenos cercanos al patio de caballerías, junto al burladero, terrenos a contraquerencia y poco indicados para una buena lidia, donde por un lado la cercanía a los chiqueros, y por otro el barullo propio del trasiego de las caballerías, acaban distrayendo a la res, a los aficionados y al propio torero, que no consiguió en algunos lances que el sentimiento de sus pases se transmitiera a los tendidos. Y pasó lo que tenía que pasar, desde el tendido del siete comenzaron a ondear los pañuelos verdes, pidiendo, o mejor dicho conociendo la vehemencia de este hombre, exigiendo al diestro un cambio de terrenos que favoreciera un correcta lidia. Bazán se llevó el toro a terrenos más propicios, y sabedor del error cometido al comienzo del trasteo y tratando de reconciliarse con la afición, realizó una suerte prácticamente desconocida en España, pero de gran arraigo en los cosos de México y Colombia, nos referimos al "tumbaito", un arriesgado desplante en que el diestro se deshace de muleta y estoque, y sin ninguna defensa más que su propio valor, se tumba en el albero retando al morlaco en temerario escorzo. Este gesto del diestro provocó las primeras ovaciones de la mañana y devolvió la tensión a los tendidos. Tras el cambio de terrenos Bazán, como es preceptivo, cedió los tratos de matar tras emocionado abrazo a "Espoleta", al que aun apreciándosele un cierto nerviosismo, encadenó unas sentidas series de naturales, más naturales en esta ocasión que nunca, que mostraron a los tendidos todos los secretos de fauna y flora de este privilegiado coso. Es este "Espoleta" un torero de mucho arte, y que promete muchas tardes de gloria, un diestro que podríamos encuadrar en la escuela andaluza del toreo, con ese arte y ese duende que solo los toreros de esa tierra poseen y que guardan celosamente en el tarro de las esencias, como el Faraón de Camas, no amigos, no estamos hablando de Sergio Ramos ese baluarte del Real Madrid, estamos hablando de Curro Romero, el más grande. Tiene este diestro también ese toque de magia y superstición que caracteriza a los toreros gitanos de raza calé, como el jerezano Rafael de Paula o el mítico Gitanillo de Triana, que hace que sus pases transmitan más allá de lo que vemos en la plaza y trae recuerdos a veces guardados en un cajón de la memoria, que al abrir resuenan a poemas de Miguel Hernández y a cartas de Pablo de la Torriente. Un toreo aderezado a las finas hierbas, con aromas de yerbabuena y albahaca.


El tumbaito ejecutado por un torero decimonónico

"Finito de Hortaleza" realizando un temerario "tumbaito"


Salió de chiqueros el segundo de la tarde, un bello ejemplar muy en el encaste y tipo de los que conformarían el resto de la corrida. El siempre atento Capa advirtió a los tendidos de peculiar marcaje en uno de los lomos del morlaco. Cedió los trastos "Finito" a "Camorra", visiblemente inquieto por la trascendencia de esta su primera faena, el cual antes de iniciar su faena brindó el toro a su padre presente en los tendidos en un entrañable y emotivo momento. Comenzó el diestro la faena entre el runrun de las gradas, que esperaban ver a este diestro que había despertado gran expectación, con unos pases ayudados por alto poniendo en situación y mostrando a los aficionados, todo lo que de sí puede dar este singular coso y esta afamada ganadería, vértices, líneas de avance y defensa, composición de las fuerzas, armamento, etc, etc, en fin, los tres principios básicos válidos desde tiempo de Pedro Romero y de que Pepe Hillo publicara su célebre tauromaquia, a saber: parar, templar y mandar. Finalizó su faena a este toro de su debú, entre ovaciones y petición de trofeos. Aunque llegados a este punto no podemos olvidar las continuas interrupciones y puntualizaciones realizadas desde el Siete.

Y sería en el tercer toro, cuando el Tendido del Siete, tuvo su momento de gloria. Bregaba con el toro el maestro "Camorra", con pases ceñidos y en terrenos embarrados, mientras desde el siete no paraban las matizaciones. En un descriptivo gesto "Camorra" mostró el capote al tendido, en un expresivo "baja tu y deja de largar, listillo". Y para que queremos más estimados lectores, si antes citábamos a Prometeo ahora nos toca hablar de la Caja de Pandora con la tapa abierta de par en par. Dicho y hecho, en menos que Sandoval se trasiega un quinto con tapa de aceitunas, ya estaba Jacinto en la arena tras saltar el burladero a una sola mano en atlético ademán. Tras coger, o mejor dicho arrancar, el capote que se le ofrecía, comenzó una serie de ceñidas zapadorinas muy del agrado de los tendidos. Este singular aficionado comenzó a gustarse y se vino arriba, a lo que contribuyeron los olés del respetable, y lo que comenzó como un quite, se convirtió en un monólogo, no había manera de que soltara el capote, ni de que dejara de saludar triunfalmente a las gradas cada vez que finalizaba una serie. Tras un ágil cite de "Espoleta" que consiguió llevarse al toro de la jurisdicción de Jacinto, accedió este a soltar el capote, aunque insistía, jaleado por su público y algún que otro bromista, en dar una clamorosa vuelta al ruedo, algo totalmente contrario a reglamento y que afortunadamente los aficionados más sensatos pudieron evitar, metiendo a Jacinto a duras penas al burladero, del que no se le pudo desalojar, y desde donde no paró de cursar ordenes en todo el festejo, llegando a saltar de nuevo a la arena en diversas ocasiones, para desesperación de los alguacilillos que tratan de mantener el correcto orden y desarrollo del festejo.


Los aficionados junto al morlaco lidiado en tercer lugar.

Continuó la lidia, con momentos brillantes, donde pudimos apreciar interesantes detalles, y alguna suerte ya poco practicada como el toreo al alimón, también conocida como "a la puente", que es definida en el Cossio como “denominación poco usada de la suerte de capa entre dos, o al alimón”. Esta suerte ya fue utilizada con un clamoroso éxito en un discurso al alimón ofrecido en Buenos Aires por Lorca y Neruda, en un acto de homenaje a Rubén Darío:
NERUDA: Señoras...
LORCA: y señores: Existe en la fiesta de los toros una suerte llamada "toreo al alimón" en que dos toreros hurtan su cuerpo al toro cogidos de la misma capa.
NERUDA: Federico y yo, amarrados por un alambre eléctrico, vamos a parear y a responder esta recepción muy decisiva.
............. y así continuó el discurso de ambos que no reproduciremos en estas páginas por motivos de espacio, pero que ustedes pueden consultar en Internet si así lo desean.


Ejemplo de toreo al "alimón" suerte también conocida como "a la puente".



Dos imagenes de alguno los pases al alimon que vimos en la mañana. En la primera los maestros "Camorra" y "Espoleta", y en la segunda "Bazan" junto a "Camorra".

Si antes hemos dedicado una líneas a "Espoleta", quisiera hacer unos breves apuntes sobre "Camorra", un torero al que auguro un gran futuro en el mundo taurino. Además de un gran dominio de la técnica y las suertes del toreo, como dejo sobradamente demostrado en el coso de La Punetecilla donde llevo la mayor parte del peso de la lidia, este diestro tiene una gran preocupación por el detalle y por mantener la pureza y ortodoxia de la fiesta, es además un gran estudioso e investigador que dedica gran cantidad de tiempo a recobrar suertes perdidas en archivos y bibliotecas, sin olvidar que es autor de un literario blog en Internet, auténtico compendio de la tradición taurina en la zona noroeste de Madrid, que ya quisieran poder firmar como propio gran cantidad de pegapases y pinchauvas que pululan en este mundo de la fiesta, algunos acompañados de un gran cartel, cuando lo único que han dado en su vida son auténticos mantazos, son los conocidos como trincabilletes. Fíjense estimados lectores, cual no será la atención que este espada presta al detalle, que ha utilizado como parte del título para su blog el nombre de Gerión. Para los no iniciados en los entresijos de la tauromaquia, y ya que estamos hoy de mitologías, citar que Gerión fue un legendario rey tartésico, propietario de un rebaño de toros rojos que fue robado por el mismo Hércules, una preciosa historia que esperemos nos relate en alguna ocasión este prometedor diestro.



Asistentes a la corrida junto a uno de los bureles lidiados.

Por último dedicaremos unas líneas al gran maestro Bazán, ¿que más podemos decir de este joven diestro que no hayamos dicho ya en las páginas de este semanario?. Pues lamentablemente, en esta ocasión me veo obligado a hacerle una llamada de atención, algo tremendamente doloroso para mi que he seguido la trayectoria de este muchacho desde que era un chiquillo, no más alto que el estaquillador de la muleta, que le he visto torear descalzo en capeas y festejos de pueblos infames siendo apenas un imberbe adolescente, con la única ilusión en la vida de ser figura del toreo. Pues bien, "Finito de Hortaleza" con el ímpetu de la juventud, creyéndose capaz ahora que empieza a saborear las mieles del éxito de abarcar más y más, ha decidido dedicarse también a la crítica deportiva. Y queridos lectores eso merma, si estimados amigos, merma y mucho. Los que llevamos mucho tiempo en este mundillo taurino conocemos decenas de historias de toreros que han echado a perder sus carreras por culpa de las mujeres, el vino, el juego y la crónica deportiva. El domingo pudimos apreciar esta notable merma en sus facultades que a punto estuvieron de costarle más de un susto, esperemos ahora que todavía esta a tiempo que abandone la crónica deportiva, y lo deje para los profesionales que se dedican a ello, que son los que realmente saben, y vuelva a centrarse en su fulgurante carrera.

Habría mucho más que contar de esta mañana llena de matices, lo cual quizá nos permitamos ir desgranando poco a poco en nuevas entregas, así como mostrar imágenes que realizaron el gran número de reporteros gráficos de diferentes medios que cubrieron el evento. Celebrar la aparición en el horizonte taurino de dos nuevas futuras estrellas y lamentar sinceramente la merma del maestro Bazán provocada por su interés en la critica deportiva, un terreno que le es desconocido y que puede provocar la total ruina de su carrera taurina.

Florentino Areneros.

LOS VIDEOS DE SOL Y MOSCAS

En la ruta de la Puentecilla, dos jóvenes y prometedores diestros tomaron la alternativa, "Camorra" y "Espoleta",de manos del consagrado maestro "Bazan". Si algo quedo claro en esa ruta fueron sus ganas de triunfar y de convertirse en figuras de la gefremaquia. Por ello hemos elegido para acompañar el video, los acordes de ese popular pasodoble que lleva por título "Yo quiero ser mataor". Que ustedes lo disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada