lunes, 13 de junio de 2011

CERRO DE LOS ANGELES

Ejemplar fotográfico que debió de ser lidiado por Carlos García Alix “El Rufian”, en su última aparición en Madrid, aunque este morlaco finalmente no salió de los corrales. Partiendo de esta foto y su posible origen en una grabación cinematográfica arranca esta crónica. (Haga clic en cualquiera de las imágenes para abrirlas ampliadas en una nueva pestaña).

CERRO DE LOS ANGELES

El pasado día 1 de Junio estaba anunciada una prometedora corrida en el monumental coso del Cine Doré donde entre otros intervendría el consagrado maestro Carlos García Alix “ El Rufián”. Comentamos este festejo en una anterior crónica de SOL Y MOSCAS (pulse aquí para leerla) en la que detallábamos lo acontecido en aquella faena, marcada por las actuaciones de los ya habituales “pegapases”, a los que tan acostumbrados empezamos a estar los aficionados a la guerracivilmaquia, así como por una nefasta dirección de la lidia ejercida desde el palco presidencial. Aunque de este festejo cabe destacar la muy meritoria actuación de “El Rufian” con su primer astado, al que cuajo una monumental faena que hizo levantar a los aficionados de sus localidades en varias fases de la lidia. También narrábamos el momento en que García Alix se dirigió a la puerta de toriles, y clavándose de rodillas frente a ella, se dispuso a recibir a porta gayola al siguiente morlaco, un ejemplar de impresionante trapío, de la ganadería de “Las Hordas”, famosa en el mundo entero por la dureza de sus toros, muy encastados y de difícil lidia, reservones y con mucho peligro, que necesitan de lidiadores con mucha muñeca y mucho temple para poder sacarles todo lo que llevan dentro. Estos toros le han costado alguna que otra cogida y más de un revolcón a alguno de los lidiadores que se han atrevido con ellos.

Pero volvamos al intenso momento en el que “Rufian”, en un alarde de temerario valor, arrodillado frente a toriles y con el capote desplegado en el suelo, citaba al toro que había de salir de la oscuridad del toril: “iji…, iji,…”. Un tremendo silencio se adueñó de los tendidos, pero incomprensiblemente desde la presidencia se ordenó el cambio de diestro ante la incredulidad e indignación de los aficionados que abarrotaban las localidades de la plaza. Como ya comentamos en nuestra crónica anterior el ejemplar a lidiar era la foto de unos milicianos “fusilando” el monumento al Sagrado Corazón en el madrileño Cerro de los Ángeles, una de las fotografías más conocidas y divulgadas de la guerra civil española. Intercambiando opiniones con otros aficionados tras el festejo, comenté la existencia de una filmación donde se recogía este momento y que posiblemente esta fotografía fuera en realidad un fotograma de la película. La existencia de esta película era desconocida por mis compañeros de tertulia, por lo que pensé que podría ser una buena idea realizar una crónica para darla a conocer junto la historia de este lugar de la geografía madrileña.

UN POCO DE HISTORIA

A pocos kilómetros al sur de Madrid saliendo por la carretera de Andalucía nos encontramos con uno de los cerros testigos tan característicos del paisaje de la meseta: el Cerro de los Ángeles. En la distancia se distingue en lo alto del mismo el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Hace mucho, mucho tiempo, una pareja de pastorcillos buscaban refugio de una tormenta que les había sorprendido en o alto del cerro con sus rebaños, y vieron como un rayo cayó cerca y provocó un pequeño incendio. Cuando las llamas se hubieron apagado los pastorcillos observaron que un fuerte resplandor emergía de aquel lugar y al acercarse descubrieron una imagen de la Virgen. La bajaron hasta el vecino pueblo de Pinto y la dejaron en la iglesia, pero a la mañana siguiente la imagen había desaparecido misteriosamente. Tras unos días los pastorcillos volvieron a encontrar nuevamente la imagen en el cerro en el mismo lugar anterior, la recogieron de nuevo y esta vez la llevaron a Getafe, de donde volvería a desaparecer esa misma noche. En vista de los antecedentes, en esta ocasión se fueron a buscar la imagen directamente al cerro, y allí estaba la Virgen. Entendido el mensaje, se decidió construir una ermita en ese lugar, donde se depositaría la imagen. (He de reconocer que esta historia me suena de haberla oído antes referida a otros lugares y otros pastorcillos, pero seguramente me confunda, a ciertas edades la memoria te juega malas pasadas).

Unos pastorcillos encontraron una imagen de La Virgen en el Cerro de los Ángeles, y tras diversas idas y venidas, se decidió dejar la imagen en este lugar y construir una ermita para su custodia, origen del actual santuario.

Por su parte la devoción al Sagrado Corazón de Jesús tiene gran tradición en España desde que en 1733 el día de la Ascensión, el padre Bernardo de Hoyos, tras haber comulgado, recibió en el presbiterio lo que se conoce como “La Revelación de la Gran Promesa” : “Dióseme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mi sólo, sino para que por mi las gustasen otros. Pedí a toda la Santísima Trinidad la consecución de nuestros deseos, y pidiendo esta fiesta en especialidad para España, en que ni aun memoria parece hay de ella, me dijo Jesús: ‘Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes’.” Posteriormente el Padre Hoyos manifestaría: “Si se echa tarde la semilla de esta devoción, no importa. Aunque España comience la última en su carrera, podrá su alentado fervor alcanzar y, por ventura, pasar con el favor divino a los primeros”.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

No andaba muy desencaminado el Padre Hoyos en su profecía, y aunque tarde, casi dos siglos después, por fin se entronizaría la sagrada imagen en España. Y que mejor lugar para hacerlo que el considerado desde antiguo como centro geográfico peninsular, es decir el cerro de los Ángeles. La idea de emplazar un Monumento Nacional al Sagrado Corazón de Jesús sería promovida desde principios del SXX, despertando gran entusiasmo desde los primeros momentos, y contando con el apoyo de la Familia Real. El 30 de Junio de 1916 se colocaría la primera piedra. El coste de la construcción se amortizó gracias a las donaciones de los fieles y para premiar esta generosidad, en agosto de ese mismo año, el papa Benedicto XV concedía indulgencias a todos aquellos que ayudasen en la construcción. Miles de personas colaborarían con sus donativos en el proyecto, y los nombres de muchos de ellos serían grabados en el perímetro del monumento.

Los nombres de las personas que contribuyeron económicamente a la creación del monumento (a los que el Papa Benedicto XV concedió indulgencia) fueron grabados en la base de este, como todavía podemos comprobar en los restos que se conservan, así como algún que otro impacto de fusilería.

El monumento era obra del arquitecto Carlos Maura y Nadal y el grupo escultórico fue realizado por Aniceto Marinas. En el centro se erigía la imagen de Jesús, sobre un pedestal, teniendo una altura todo el conjunto de 28 metros, siendo la imagen de 9 metros de alto. A ambos lados se encontraban dos grupos escultóricos, a la derecha “la Humanidad santificada”, con imágenes de Santa Teresa, Santa Margarita, San Francisco o San Agustín entre otros, y a la izquierda el grupo de “la Humanidad que tiende a santificarse”, donde se podía contemplar a diferentes hombres, mujeres y niños que representan valores como la caridad, el amor, la virtud o el arrepentimiento, entre otras. El monumento sería solemnemente inaugurado el 30 de mayo de 1919 por el rey Alfonso XIII y ese mismo día sería consagrado, cumpliéndose la profecía del Padre Hoyos y pasando los españoles con la ayuda del fervor divino a ser los primeros en devoción: “Corazón de Jesús Sacramentado, Rey de Reyes y Señor de los que dominan: ante vuestro augusto trono de gracia y de misericordia se postra España entera, hija muy amada de vuestro Corazón. Somos vuestro pueblo que de nuevo se consagra hoy a Vos. Reinad sobre nosotros. Que vuestro imperio se dilate por los siglos de los siglos. Amén.”

El rey Alfonso XIII leyó el texto de la consagración de España al Sagrado Corazón en la inauguración del monumento en 1919.

Pasarían los años y en 1936 el cerro no solamente tenía un valor religioso, dada la situación de guerra y en vista del avance imparable desde el sur en Octubre de 1936, del Ejercito Africano del general Franco, el cerro, dadas sus características, se convertía en un importantísimo punto estratégico.

El cerro sería ocupado por las tropas del general Varela en los primeros días de Noviembre. Tal era la velocidad del avance de los rebeldes, que a los defensores republicanos nos le dio ni tiempo de finalizar las obras de fortificación que estaban realizando en las laderas del cerro y aun hoy podemos contemplar los fortines que se construyeron aunque a alguno de ellos le falta todavía por construir el techo.

Vista aérea del cerro antes de la guerra. Observen que el monumento se encontraba en el lugar donde en la actualidad se alza el nuevo. Desde este punto los restos del antiguo serían trasladados a su ubicación actual.

Tras lograr frenar el avance franquista a las puertas de Madrid, las fuerzas republicanas pasan a la contraofensiva tratando de rebajar la presión sobre la ciudad, realizando algunos ataques sobre los flancos de las fuerzas enemigas. Uno de estos ataques se realizaría sobre el cerro de los Ángeles, y sería llevado a cabo por la tropas de las Brigadas Internacionales que habían sido traídas urgentemente desde Albacete donde estaban siendo formadas e instruidas militarmente, para ayudar en la defensa de la ciudad. La unidad elegida para el asalto será la XII BI que llegará al día 9 a Chinchón, esta unidad está formada por los siguientes batallones: “Garibaldi”, compuesto mayoritariamente por italianos, “Edgar André” compuesto por franceses y belgas, y el batallón “Thaelmann” integrado por soldados que proceden en su mayoría de Alemania, Polonia, aunque también se podían encontrar integrantes de diferentes países eslavos. Si juntamos la precipitación e incluso improvisación de la formación de la unidad, su carácter heterogéneo (imagínense la de idiomas que se mezclaban), la falta de experiencia en combate de los soldados o la de los mandos de estas unidades, y todo ello lo unimos a la desorganización de las fuerzas republicanas que se estaban estructurando mientras combatían, el resultado ya se lo pueden imaginar. Junto a esta unidad de internacionales, intervendrían tambien la 2ª y 5ª Brigada Mixta del Ejercito Republicano.

Un grupo de soldados contempla un avión derribado con el Cerro de los Ángeles al fondo.

Los efectivos parten la noche del 13 de noviembre en camiones desde Chinchón, El ataque se debería realizar al amanecer tras realizar una maniobra de aproximación nocturna, pero son varios los camiones que se pierden por los caminos en la noche, la desorganización y falta de coordinación son manifiestas, y al final la operación comienza con la perdida del factor sorpresa y a plena luz del día. Los defensores del cerro desde su privilegiada posición ven las evoluciones de los inexpertos atacantes y se defienden a placer. Al caer la noche se suspende la fallida operación que ha costado un importante número de bajas a las unidades republicanas.

Iglesia de la cercana localidad de Perales del Río desde donde partieron las tropas de Lister que tomarían el Cerro en Enero de 1937.

Pero las fuerzas gubernamentales no darían por perdido este estratégico enclave y lo volverían a intentar en enero de 1937. En esta ocasión sería la Iª Brigada Mixta al mando de Enrique Lister la encargada del asalto. Lister plantea un ataque nocturno que sorprenda a los defensores, y desde la cercana iglesia de Perales del Río parten las unidades en la noche del día 20. El cerro estaba protegido por tropas de reemplazo poco fogueadas, y esta ocasión el éxito de la operación fue total, conquistando la posición rápidamente. Se capturarían a más de cuatrocientos prisioneros, incluido el comandante de las fuerzas. Sin embargo e incompresiblemente el éxito de la operación no fue militarmente aprovechado, nuevamente las dudas y errores en el alto mando republicano impiden culminar la brillante operación, al perder un tiempo precioso en enviar refuerzos para consolidar la posición. Antes de que las fuerzas que han tomado la posición puedan organizar su defensa se produce el contraataque de los franquistas. Unidades de soldados marroquíes y de la legión se lanzan al contraataque, y consiguen recuperar la posición causando grandes pérdidas a unos desbordados defensores. Cuando aparecen por fin los tanques y la aviación republicana ya es demasiado tarde, el cerro se había perdido de nuevo y continuaría en poder de los sublevados hasta el final de la guerra.

Tras la captura de más de 400 prisioneros, la gran mayoría soldados de reemplazo, las autoridades republicanas explotarían la situación con fines propagandísticos. Se celebró un juicio en el que los soldados fueron absueltos finalmente. En la imagen podemos apreciar su alegría tras conocer el veredicto.

Pero antes de que se produjeran todos estos combates, fue tomada la fotografía que abre esta crónica, en la que unos milicianos simulan fusilar al Cristo del monumento. Todo parece apuntar a que se trata de algo preparado, es decir uno de estos posados a los que tan acostumbrados estamos en los reportajes fotográficos de los conflictos armados incluso en la actualidad. Sin embargo el valor iconográfico de la imagen es indudable, y sería ampliamente utilizado con fines propagandísticos por los que se oponían a La República y que mantenían que la guerra era una lucha en defensa de la fe cristiana, que realmente se trataba de una cruzada.

Desde el principio de la guerra se asoció a la Iglesia con los golpistas, acusándola de prestarles apoyo y haciéndola cómplice a la vez de las acciones de estos, como podemos apreciar en este cartel publicado por las Juventudes Libertarias de Madrid que recoge la frase asociada al Sagrado Corazón de “Reinaré en España”.

De todas formas dejaremos aquí la lidia de esta fotografía para una, esperemos que próxima, actuación del maestro García Alix. Pero queremos mencionarles la existencia del un reportaje cinematográfico alemán, aunque al principio del mismo podemos comprobar que esta realizado por la Paramount Sound News. Este video lo pueden encontrar al final de esta crónica en la sección de Los Videos de Sol y Moscas. Y también quisiera comentarles las palabras que escribiera el reportero norteamericano Edward Knoblaugh, el cual trabajaba para Asociated Press como corresponsal en España al comienzo de la guerra: “Uno de los fotografos de la Paramount tomó una fotografía de un grupo de milicianos "ejecutando" la inmensa mole de piedra de la estatua de Jesucristo que domina el Cerro de los Ángeles, centro geográfico de España, a pocos kilómetros al sur del país. Obtuvimos copias de ella que , al ser publicadas en el extranjero, enfurecieron al gobierno“(Edward Knoblaugh, ¡Última hora: guerra en España!, pág 171. Ediciones Altera). Ahora les invitaría a contemplar el video y compararlo con la fotografía, para que ustedes puedan decidir si la imagen es un fotograma de esta cinta. Les agradeceríamos que nos hicieran llegar sus comentarios y opiniones.

La productora alemana UFA, autora del reportaje con el fusilamiento del monumento del Cerro que pueden ver un poco más abajo, sería un importante arma de propaganda para la Alemanía de Hitler, al que vemos realizando una visita a las instalaciones junto a Goebbels.

El monumento sería dinamitado pocos días después de tomar la fotografía del fusilamiento, concretamente el 7 de agosto de 1936. Años más tarde los restos del monumento serían desmontados y trasladados a su emplazamiento actual, y en su lugar se construiría el nuevo monumento que podemos contemplar en la actualidad. En la parte central, y esculpida por Aniceto Marinas nuevamente, encontramos la imagen de Cristo sobre un pedestal, esta parte es prácticamente idéntica a la original. A los pies de la misma encontramos cuatro grupos escultóricos con diferente simbología. El primero de ellos representa a la “España Misionera” y en el mismo encontramos a Isabel la Católica, Cristóbal Colón, Hernán Cortés y Fray Junipero Serra acompañado de tres indios. El segundo conjunto nos muestra a “España defensora de la Fe” y en el encontramos las figuras de Osio (Obispo de Córdoba), Don Pelayo, el Padre Laínez, Don Juan de Austria, el Padre Polanco (obispo y martir del asedio de Teruel) y el joven Antonio Rivera, llamado “el ángel del Alcazar”. El tercer grupo escultórico representa a la “Iglesia Militante” donde vemos a una monja rodeada de niños a los que guía al Corazón de Jesús, la virtud personificada en una joven con un ramo de flores y una niña con el vestido de primera comunión, también una familia cristiana, y al final un hombre arrodillado abrazado a un yugo, medio desnudo y descalzo, que simboliza la penitencia y el arrepentimiento. Por último, el cuarto grupo escultórico representa a la “Iglesia Triunfante”, con San Agustín, San Francisco de Asís, Santa Margarita, Santa Teresa de Jesús, Santa Gertrudis, y por supuesto el Padre Bernardo de Hoyos, que ya citáramos al principio de esta crónica, y que fue la persona que recibió la promesa de reinar en España hecha por Jesús.
El general Franco saluda al Nuncio del Papa, monseñor Cicognani en la inauguración del nuevo monumento.

Al final de esta crónica pueden encontrar una amplia galería fotográfica donde se muestran diferentes detalles tanto del nuevo como del antiguo monumento en la actualidad, así como imágenes de prensa recogiendo diferentes momentos de su solemne inauguración.

Hasta aquí esta larga crónica que espero haya sido de su agrado. Recomendarles vivamente la visita a este singular lugar de la geografía madrileña, cargado de historia, donde además de los monumentos, podrán contemplar los restos de las fortificaciones realizadas durante la contienda y disfrutar de unas espectaculares vistas. Además si tienen la suerte de contar como en mi caso con un guía de lujo como es ese reportero de fama internacional, maestro de la guerracivilmaquia y otras artes, el cual responde al nombre de Capa, que además invita generosamente a desayunar con productos de la tierra, pues ya ni les cuento.

Florentino Areneros.

LOS VÍDEOS DE SOL Y MOSCAS

Les ofrecemos a continuación el prometido noticiario de la alemana UFA (Universum Film AG), el cual viene también viene firmado por Paramount Sound News. Este documento gráfico, narrado en alemán, nos muestra imágenes filmadas en diferentes zonas controladas por ambos bandos, durante las primeras semanas de la guerra civil española. En una de las tomas (comienza a partir del minuto 2 y 22 segundos) podemos ver la escena del fusilamiento de monumento del Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles, uno de cuyos fotogramas, según nuestra opinión, ha servido de base a la fotografía que abre esta crónica y que sin lugar a dudas es una de las imágenes más conocida y difundida de todas las que se tomaron en este periodo.




GALERÍA FOTOGRÁFICA

A continuación les mostramos una serie de imágenes relacionadas con la historia del Cerro de los Ángeles, desde la inauguración del monumento original y como se encuentra en la actualidad. Les recordamos que haciendo clic en cualquiera de las imágenes las podrán verlas ampliadas en otra pestaña.


INAUGURACIÓN

Diferentes fotografías de la inauguración del monumento al Sagrado Corazón en el madrileño Cerro de los Ángeles. Se celebró el 30 de Mayo de 1919 y en la misma ceremonia se consagró España al sagrado Corazón de Jesús. Al acto asistieron las principales autoridades civiles, militares y eclesiasticas, encabezados por le monarca Alfonso XIII y su esposa.


















EN LA ACTUALIDAD

Los restos del antiguo monumento dinamitado en 1936 siguen siendo objeto de devoción en la actualidad.



Placas conmemorativas colocadas tras la reconstrucción del santuario.


Dos imágenes del antiguo monumento.


Fachada lateral del aiglesia por la parte que da hacia Madrid donde podemos apreciar multitud de impactos.

El nuevo monumento al Sagrado Corazón con la explanada destinada a celebraciones multitudinarias.

Detalle del monumento. Se pueden hacer una idea del tamaño comparandolo con las personas que aparecen en la imagen.

Detalle de uno de los grupos escultóricos, concretamente la estatua que representa a Isabel la Católica.

Detalle de otra de las imágenes. Al fondo se distinguen las elevaciones de La Marañosa, lugar donde se produjeron intensos combates durante la Batalla del Jarama.

El grupo escultórico que representa “la Iglesia militante”.

Otro de los cuatro grupos escultóricos, en concreto “la Iglesia triunfante”.

Fotografía del grupo que representa a “la España misionera”.

Por último el grupo escultórico “España defensora de la Fe”. (En el texto de esta crónica pueden encontrar la identidad de cada uno de los personajes representados en estos cuatro conjuntos escultóricos).

11 comentarios:

  1. Excelente crónica, mi opinión es que la foto sí que podría tratarse de un fotograma del reportaje, aunque el texto de Knoblaugh hace dudar. Le agradezco la amplia galería fotografica que ha compartido con los aficionados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Impresionante. Yo también creo que es un fotograma de la filmación.
    En el documental alemán, minuto 2.13, milicianos del 5º regimiento en el esquinazo de Francos Rodríguez y calle Villaamil. Se adivinan los toldos del bar La Pampa, que aún sigue en el mismo lugar.

    Chapeau por la crónica y las imágenes.
    Una gran faena.

    ResponderEliminar
  3. Y escamotear esta foto del Cerro de los Ángeles tiene mayor delito porque es una imagen cardinal. Ninguna otra, y hay muchas, expresa mejor la violencia contra lo sagrado al ibérico modo, ¡Fusilando a Dios! ¡A pleno sol! Ahí es nada. Hacen falta agallas.

    Ninguna vanguardia del siglo XX, ni surrealistas, situacionistas, letristas, dadaistas, ni siquiera los punks, nadie llegó tan lejos en la ritualización de la rebelión contra lo sagrado.

    Después de esto la persecución y asesinato generalizado de religiosos y religiosas, la quema de Iglesias, la destrucción y saqueo de sus riquezas, era pan comido.

    Sólo en España, tierra de santos, quijotes, celestinas y Alfaraches podía suceder algo así. Esto éramos.

    ResponderEliminar
  4. Admirado maestro, tras pasar unos días alejado del mundanal ruido, me encuentro con la grata sorpresa de sus comentarios, los cuales humildemente agradezco.

    Magistral la exposición, como se nota cuando torea una primera figura. Al igual que los grandes genios de la tauromaquia que solo necesitan de una tanda de cuatro o cinco pases para poner la plaza patas arriba, vemos en su comentario que con unas pocas líneas se puede realizar un certero análisis, que a otros menos duchos en el dominio de la técnica nos podría ocupar párrafos y párrafos, he ahí el pequeño matiz entre los consagrados y los pegapases. Por cierto, sublime el pase con el que cierra la tanda: “Esto éramos”.

    Comparto la indignación por haber dejado ese ejemplar en los corrales, algo que merece una enérgica respuesta por parte de los buenos aficionados. Yo creo que habría que rescatar a ese ejemplar de la dehesa a la que fue devuelto y darle su merecida lidia, no estaría de más organizar un magno festejo. Si usted lo tiene a bien podríamos recuperar a este morlaco y a otros ejemplares de diversas ganaderías y encastes varios, que usted elegiría personalmente después de realizar las tientas oportunas, y también podría elegir a los compañeros que compartirían terna con usted, si es que no prefiere encerrarse en solitario con todos los ejemplares a lidiar. Como ve le dispensamos trato de primerísima figura, como no podía ser de otra forma, es decir le dejamos que componga usted el cartel a su antojo, eligiendo toros y toreros. Desde esta redacción nos comprometemos a buscar un monumental coso adecuado a la categoría de este singular evento. Una buena fecha sería una vez pasada la canícula, tal vez coincidiendo con la gran Feria de Otoño que se esta preparando para la conmemoración del 75 aniversario.

    Hecho está el brindis, ahora en su mano está la decisión.

    Reciba un cordial saludo.

    Florentino Areneros.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Anónimo o Anónimo amigo, como prefiera. Perdóneme por la tardanza en contestarle, realmente soy un desastre de organización.

    Agradezco sus comentarios y el contar con su presencia por estás páginas. Yo también opino que se trata de un fotograma, pero todavía no he tenido tiempo de ir congelando las imágenes para poder compararlas, en cuanto lo haga, si no se me adelanta nadie, pondré los resultados en este blog.

    Muchas gracias nuevamente. Reciba un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Una idea excelente. Cuenten conmigo. Por de pronto haré una selección de astados admirables y se los iré enviando.

    Como además veo que ustedes conocen muy bien las ganaderías doy por hecho que presentarán también ejemplares de trapío reconocido.

    Será todo un placer colaborar.

    ResponderEliminar
  7. Maestro….. Todo un honor para este humilde plumilla el poder figurar como apoderado suyo para este magno festejo, trataremos de no defraudarle.

    Me pongo de inmediato a trasmitir entre las diferentes peñas y tertulias la noticia para recabar apoyos para este inigualable acontecimiento que se avecina, que seguramente será más recordado que la tarde en que José Tomás cortó cuatro orejas en Las Ventas. Trataremos de encontrar un coso, monumental por supuesto, acorde a la categoría del festejo, y voy a promover entre la afición un concurso de ganaderías, para elegir los morlacos que completen el encierro que usted seleccione, si ello fuera necesario.

    Embargado por la emoción me despido de usted. Insisto, todo un honor…

    ResponderEliminar
  8. Cierto, parece un fotograma de esa película, pero lo más destacable a mi modo de ver es el miliciano que se gira todo el rato hacia la cámara, como preguntando si está bien así. Parece un grupo dirigido, la toma tiene más miga de la que parece.

    ResponderEliminar
  9. siempre sera mejor fusilar un trozo de piedra, que meter a centenares de personas en una orgia sadica en una plaza de toros(badajoz), veo que tambien sale una foto de los supuestos martires del cerro, lo que no sabe la gente, es que cuando los cogieron, ivan cargados de armas, y eso en una reciente sublevacion, no era lo mas conveniente..... otro comentario por el blog habla que ni los punks habian conseguido ofender a la iglesia como esta foto,decirte que si se trata de ofender a dios, te puedo contar la historia de una tia abuela de un buen amigo, que milito en el socorro rojo, como enfermera, y en la postguerra, falangistas de buena moral, las violaban delante de un crucifijo y la imagen que nunca se le borrara a esta señora, es la de una pared llena de sangre, y el crucifijo en la pared, eso si que no es ofender a dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil saberlo. Podría ser una simulación ante fotógrafos y reporteros de actualidades. Hay un plano lateral que demuestra: a) que la escena fue ensayada y repetida (quizá varios días); b) que hubo dos cámaras cinematográficas. Lo de UFA no parece convincente. Es más verosímil pensar que fueron americanos, franceses los reporteros y la imagen fue recuperada para contrapropaganda y contratipada tal vez por UFA. Hay casos similares en el episodio de las momias de las Salesas de Barcelona. ¿Sabe dónde aparece la foto por vez primera? En L'Illustration aparece en agosto 1936, pero algunas referencias a Le Matin, por ejemplo, las he comprobado y son inexactas. V. Sánchez-Biosca

      Eliminar
    2. Muchas gracias Vicente por su comentario y por visitar el blog.

      No es posible confirmar que las imágenes fueran tomadas por técnicos de la UFA, o bien si fueron recuperadas de otro operador, lo que está claro es que están incluidas en el documental de la UFA. Muchas fotografías de la guerra están trucadas, o su datación y localización no se corresponde con la realidad (le recomiendo leer la crónica FOTOGRAFIAS TRUCADAS en este blog) con los vídeos podemos suponer que ocurre tres cuartos de los mismo. En breve publicaremos la segunda parte de BRIGADISTAS INTERNACIONALES EN EL PAÍS VASCO donde incluiremos un vídeo que destapa los misterios de la imagen que da pie a la crónica.

      Un saludo.
      Florentino Areneros.

      Eliminar