domingo, 27 de julio de 2014

LA FAROLA REPUBLICANA

En el Palacio Real de Madrid, junto a la fachada de la calle Bailén, se conserva una farola con simbología republica que ha permanecido en ese mismo lugar durante más de 75 años, incluyendo la época franquista, en la que este mismo lugar fue escenario de multitudinarias manifestaciones de exaltación del régimen. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

LA FAROLA REPUBLICANA
DEL PALACIO REAL


Uno de últimos lugares donde esperaríamos encontrar un símbolo republicano es al Palacio Real de Madrid, sin embargo y de manera sorprendente 75 años después de finalizada la Guerra Civil una solitaria farola con simbología de la II República permanece inalterable en una de las esquinas del palacio que asoma a la calle Bailén, una farola que sobrevivió a la propia guerra y que pasó desapercibida milagrosamente durante el periodo franquista, incluyendo las multitudinarias manifestaciones de exaltación del dictador que se produjeron en este mismo lugar. En esta crónica les presentamos este singular vestigio histórico con la esperanza de que al ser conocida su existencia por un gran número de personas sea más difícil que desaparezca con “nocturnidad” y “alevosía” como ya ha ocurrido con otros símbolos republicanos que tristemente han ido desapareciendo incomprensiblemente de las calles y rincones madrileños, algunos de ellos hace muy poco tiempo como pueden constatar al final de esta crónica.


Hace tiempo publicamos en Sol y Moscas una crónica de título “La Pintada” donde contábamos como una pintada realizada por estudiantes en 1946 había conseguido sobrevivir a la dictadura franquista y conservarse hasta nuestros días (haga clic aquí para ir a la crónica). Una noticia de Rafael Fraguas publicada en el diario El País en diciembre de 2005 recuperaba la historia de aquella pintada, y la de sus autores y sus peripecias que serían llevadas al cine de la mano de Fernando Colomo en su película “Los años Bárbaros”. Tras la publicación de aquella noticia la pintada, que había sobrevivido al franquismo hasta por los menos el 2006, sería borrada con saña, seguramente siguiendo ordenes de alguien con capacidad de mando en algún organismo oficial, bien sea Ayuntamiento o Universidad Complutense.

Tras darse a conocer en la prensa la existencia de una pintada que se conservaba en la Ciudad Universitaria desde la época franquista, esta sería eliminada con saña sin saber todavía quien dictó la orden de hacerlo. Esta pintada sería el inicio del argumento de la película “los años bárbaros”. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

La misma suerte correría una farola con simbología republicana ubicada en una de las columnas que da entrada al recinto del Escuadrón y Banda Municipal junto al Puente de los Franceses, que sería desmontada y sustituida por otra, tras publicarse la noticia de su existencia en el Foro de Gefrema en noviembre de 2009, tal y como recogimos en una crónica de título “Paseos mañaneros” (haga clic aquí para ir a la crónica). También podríamos hablar de la desaparición de la histórica Puerta del Rey, con sus escudos republicanos, que fue desmontada de manera vergonzosa con motivo de la construcción de los túneles del Madrid Río, como ya denunciamos en nuestro artículo “El timo de Madrid Río” (haga clic aquí para ir a la crónica).

En la entrada de las instalaciones municipales del puente de los franceses, se conservaba una farola con simbología republicana, la cual desaparecería tras darse a conocer su existencia en el foro de Gefrema en diciembre de 2009. Observen los restos de impactos en la columna, testigos de los intensos combates que se vivieron em este punto en noviembre de 1936. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Estos fueron parte de los motivos que nos llevaron a dejar de publicar la serie “Escudos de la República”, unos artículos donde dábamos a conocer la existencia de diferente simbología republicana que todavía se conserva en Madrid, ante el temor de que algún cargo público con vocación de justiciero histórico o bien por la acción de algún vándalo, los hicieran desaparecer.

Escudo republicano en la fachada de la calle de Alcalá del Banco de España. El de más tamaño y uno de los mejor conservados de los que todavía se conservan en Madrid de aquella época. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Sin embargo, tras el descubrimiento por parte de los miembros de la popular Agrupación de Comandos Modesto mientras preparaban una ruta para la asociación Gefrema, de una farola con simbología republicana que se conserva en el recinto del Palacio Real de Madrid, hemos decidido cambiar de estrategia y publicitar su existencia. En el recinto en que se encuentra está perfectamente protegida de la acción de algún salvaje, y al depender su conservación de un organismo como es Patrimonio Nacional, encargado de velar por la conservación de todo el patrimonio de los españoles, confiamos en que sean más respetuosos con la conservación de este singular vestigio histórico madrileño. En Patrimonio Nacional trabajan muchos profesionales con estrecha relación con la Historia, que sin duda sabrán apreciar el valor que esta simple farola tiene, al contrario que las personas que ordenaron borrar la pintada o eliminar la farola del Puente de los Franceses, seguramente personajes sin ningún criterio histórico, casi con toda seguridad nombrados a dedo, personajes de los que desconocemos, aunque sospechamos, las oscuras razones que les impulsaron a eliminar esos vestigios históricos del periodo republicano y de la lucha estudiantil contra el franquismo.

Localización de la farola republicana del Palacio Real en la esquina de las fachadas norte y este del edificio. Esta farola se puede contemplar desde la calle Bailén. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En este caso concreto puede ser que dando a conocer la existencia de esta farola estemos contribuyendo a su conservación. Cuanto más gente conozca la existencia de este testigo de los tiempos en que el Palacio Real fue Palacio Nacional, más difícil será que se atrevan a quitarla sin exponerse a las críticas. Si la existencia de esta singular farola solo fuera conocida por unos pocos, el cambio de la misma se podría realizar sin ninguna repercusión mediática o social, con “nocturnidad”, sin que nadie se enterase de su desaparición. Divulgando la existencia de esta farola en medios de comunicación, redes sociales y por cualquier otro medio que haga posible llegue a conocimiento del mayor número de personas, estaremos contribuyendo a la conservación de este vestigio único del pasado republicano del Palacio Real, y de la Historia de España. Agradeceríamos a nuestros lectores que difundieran y dieran publicidad a esta crónica y a la existencia de esta farola, con la finalidad de que sea conocida por un gran número de personas, cuantas mar mejor.

Manifestación popular frente a Palacio en 1931. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

La historia de esta farola bien pudo comenzar el 14 de abril de 1931 cuando Alfonso XIII abandonaba el Palacio Real para partir hacia el exilio. Las elecciones municipales del 12 de Abril habían otorgado una amplia mayoría a las fuerzas republicanas, lo que situaba a la monarquía en una situación delicada. En las horas siguientes a conocerse los resultados el monarca se reuniría con alguno de sus más cercanos colaboradores como el conde de Romanones o el presidente del Consejo, almirante Aznar, entre otros. La situación era crítica, la permanencia del Rey podría provocar un estallido social de imprevisibles consecuencias, el monarca tampoco tenía claro los apoyos con los que contaba, el propio general Sanjurjo, director de la Guardia Civil en ese momento, había manifestado que tanto la Guardia Civil como la mayoría del Ejército respetarían los resultados electorales sin tomar partido. La prudencia aconsejaba abandonar el país y dejar paso a un nuevo régimen en consonancia con los abrumadores resultados electorales.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

En la tarde del día 14 de Abril Alfonso XIII abandonaba en automóvil el Palacio Real, residencia de los monarcas españoles mandada construir por el primer Borbón, Felipe V. Su destino es Cartagena, a donde llega en la madrugada del día 15, allí se embarca en el crucero Príncipe Alfonso que le llevará al exilio, según algunos testigos, sus últimas palabras en suelo patrio fueron “Viva España”. En la mañana del día 15 sería la reina Victoria, acompañada por su séquito y los infantes quien abandonaría Palacio también en automóvil, su destino la estación de ferrocarril de El Escorial donde tomaría un tren que habría de conducirla a la frontera francesa.

La reina Victoria se despide de sus colaboradores en Galapagar antes de tomar en El Escorial el tren que habría de conducirla hasta la frontera francesa. En la foto podemos contemplar de espaldas al general Sanjurjo. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Mientras el monarca de forma discreta abandonaba Palacio, en las calles de Madrid, al igual que en las principales ciudades y pueblos de España, se desataba la euforia popular. Decenas de miles de personas se echaban a la calle a celebrar la llegada del nuevo régimen en el que muchos habían puesto sus esperanzas de cambio. Entre tanta muestra de alegría también se produjeron desmanes y muchos símbolos monárquicos sufrieron la ira de los manifestantes, algunos cuadros, bustos o incluso monumentos serían el objetivo de los más impetuosos. En Madrid algunas estatuas fueron derribadas, como la de Felipe III en la Plaza Mayor, o la de Isabel II en Ópera, bustos del monarca y de alguno de sus colaboradores serían arrastrados por las calles y “ahorcados” de alguna farola. En el propio Palacio Real, ante el temor de que el histórico edificio pudiera sufrir algún daño, al Alcalde ordenaría a los bomberos que con una bandera republicana cubrieran el gigantesco escudo monárquico que preside la fachada que da a la Plaza de Oriente.

Tras la proclamación de la II República el 14 de Abril de 1931, desde el Ayuntamiento de Madrid se ordenó tapar el escudo real de la fachada del Palacio Real ante el temor de que pudiera ser objeto de algún ataque por parte de las multitudes que ocupaban las calles de la ciudad. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Una de las primeras actuaciones del nuevo gobierno republicano sería el cambiar los símbolos del anterior régimen. Así se cambiaría el escudo sustituyendo la corona monárquica por una corona cívica o almenada, y suprimiendo las flores de lis borbónicas, en el escudo de Madrid se realizaría también el cambio de coronas. La Marcha Real sería sustituida por el Himno de Riego, y la bandera rojigualda por la tricolor. Durante los años siguientes la nueva simbología se iría haciendo patente en espacios públicos y en las calles. Muchas fachadas comenzaron a lucir los nuevos escudos, algunos de los cuales han llegado hasta nuestros días, al igual que algunas infraestructuras menores como las fuentes y por supuesto elementos del mobiliario urbano como las farolas, que ahora presentaban una corona mural en lo alto.

Detalle de la farola con simbología republicana del Palacio Real. Observen la corona mural o cívica, que sustituiría a la corona real en el escudo de España y en el de Madrid. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Las antiguas posesiones reales también verían cambiar su utilización y propiedad. Así por ejemplo la Casa de Campo, antigua posesión de la monarquía, sería entregada el 1 de Mayo de 1931 al pueblo de Madrid para su uso y disfrute. La misma suerte correría el Palacio Real que pasaría a denominarse Palacio Nacional, convirtiéndose de residencia del monarca en residencia del Presidente de la República. Niceto Alcalá Zamora sería su primer inquilino, aunque en realidad el político cordobés nunca los utilizó como residencia personal, solo lo utilizó para actos oficiales y para el desarrollo de las labores inherentes a su cargo, mientras continuaba residiendo en el palacete andaluz de su propiedad en la calle Martínez Campos, decomisado posteriormente por las autoridades franquista para convertirlo en la Casa de Córdoba. Sin embargo Manuel Azaña, que contrariamente a lo que muchos pudieran pensar si que era una persona más dada al boato y amante de los placeres refinados y lujosos, si que lo utilizaría como residencia particular durante su mandato, llegando incluso a traerse a un cocinero del Lhardy, uno de sus restaurantes favoritos, como Jefe de Cocina de Palacio. Todavía se conserva una estancia en Palacio, junto a la capilla, que es conocida como el “despacho de Azaña”, aunque solo se conserva eso: el nombre. Pero poco tiempo podría disfrutar Azaña de este privilegiado lugar, al poco de ser nombrado Presidente de la República el 10 de mayo de 1936, se produciría el golpe de estado que desencadenaría la Guerra Civil, y desde noviembre de ese mismo año hasta el final de la contienda, el Palacio Nacional quedaría prácticamente convertido en primera línea de frente durante el asedio de las fuerzas franquistas a la capital.

La fachada oeste de palacio sufriría cuantiosos daños durante la Guerra Civil causados por el fuego de las baterías de artillería franquistas situadas en la vecina Casa de Campo. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

El Palacio Real se alza en el mismo lugar en donde primero se construyo un castillo árabe y posteriormente el Alcázar de los Austrias, una posición estratégica privilegiada sobre las terrazas del Manzanares desde donde se domina gran parte de la zona al oeste de la capital. Tras la Batalla de Madrid de noviembre de 1936, desde Palacio se dominaba gran parte del frente franquista en la Casa de Campo, y por este motivo en la parte alta del Campo del Moro, a los pies del Palacio, se instalaría una batería de artillería con la que batir las posiciones enemigas. En la vecina Cuesta de la Vega o en la cercana Plaza de España, también instalarían las fuerzas republicanas sendas baterías artilleras.

En la imagen vemos los refugios construidos para instalar dos piezas de artillería republica en el Campo del Moro, justo debajo del palacio. La ubicación de esta batería, así como otras en los alrededores del palacio (Cuesta de la Vega, Plaza de España,...), sería la causa de que el edificio resultara dañado por los proyectiles del otro bando que trataban de destruir las posiciones republicanas. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Evidentemente estas baterías se convertirían a su vez en objetivo de las baterías franquistas ubicadas en la Casa de Campo, y como consecuencia de este fuego cruzado en el Palacio nacional se producirían importantes daños, principalmente en la fachada oeste que quedaría seriamente dañada. Tras la finalización de la guerra, todo el edificio sería cuidadosamente restaurado, pero todavía en la actualidad una mirada atenta en esta fachada, así como en muchos puntos de la Plaza de la Armería nos permite descubrir numerosos restos de impactos directos, así como el efecto de la metralla sobre muros y ornamentos. Invito a nuestros lectores a que en la próxima ocasión que visiten el palacio busquen estos restos que todavía se conservan y que nos dan una idea de lo que allí aconteció.

Terminada la guerra el palacio sería restaurado completamente, aunque en la actualidad una mirada atenta nos permite observar restos de impactos que todavía se conservan. En la imagen inferior, tomada desde el Campo del Moro, podemos observar la fuente junto a la que se ubicaba la batería republicana como vimos en una imagen anterior. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Este año se han cumplido 75 años desde el final de la Guerra Civil, la guerra y la II República son ya historia. Pero de manera sorprendente una farola ha permanecido en el mismo lugar durante todo este tiempo, convirtiéndose seguramente en el único vestigio material que se conserva de la época en la que este palacio fue conocido como Palacio Nacional. Pese a su modestia, esta farola se ha convertido en todo un símbolo y debería conservarse como patrimonio de todos los madrileños. Desde aquí hacemos un llamamiento a los responsables de Patrimonio Nacional para que conserven este vestigio único de aquella época, que sin duda cuando se conozca su historia y lo que representa, se convertirá en un atractivo turístico e histórico más de este emblemático lugar madrileño que es visitado por decenas de miles de personas a lo largo del año, y del que muchos desconocen que durante unos pocos años del siglo pasado fue la residencia de los Presidentes de la II República Española.

Uno de los numerosos impactos que todavía se pueden apreciar en las fachadas y patios del palacio, aunque en la actualidad muchos están siendo restaurados y tapados con una pasta que simula el granito. Sin duda un error, ya que estos impactos forman parte de la historia del Palacio Real. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

FAROLAS DESAPARECIDAS

Buscando documentación para esta crónica me encontré en Panoramio varias fotografías de farolas republicanas. La imágenes pertenecían al sensacional fotógrafo de nombre Mellado (clic aquí para ir a su página en Panoramio) quien ha perpetuado con su cámara innumerables rincones, objetos, lugares y personajes de Madrid. A su atento objetivo no escaparon diversas farolas con simbología republicana que se encontraban diseminadas por Madrid, entre ellas la del Palacio Real objeto de esta crónica.

La farola republicana del Palacio Real fotografiada por Mellado. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Movido por la curiosidad y acompañado por nuestro fotógrafo de cabecera FOTO JAZ, hemos realizado un recorrido por Madrid buscando las farolas que había fotografiado Mellado. Los resultados no han podido ser más desoladores, de todas las farolas con simbología republicana fotografiadas por Mellado en los últimos años, ni una sola de todas ellas se conserva en la actualidad. Una casualidad que deja muchas dudas en el aire, nuevamente cuando se da a conocer la existencia de algún objeto con simbología republicana, al poco tiempo desaparece. Sea por casualidad, o bien por la acción de una mano negra que actúa amparado en la sombra desde alguna dependencia municipal, o bien por otras razones que se nos escapan, de lo que no cabe la menor duda es que a día de hoy ya no queda ninguna farola con simbología republicana (exceptuando la del Palacio Real) en las calles de Madrid. ¿Por qué se han sustituido?, ¿quién ha dado la orden de hacerlo?, ¿se conservan estas farolas retiradas?, ¿han sido vendidas como chatarra o iluminan la finca o el ático de algún político?. Puede parecer un tema menor, pero como bien dice el refrán “el diablo está en los detalles” y tal vez tras estas misteriosas “desapariciones” se oculten talantes, conductas y comportamientos que deberían haber desaparecido hace mucho tiempo de las administraciones españolas, en este caso del Ayuntamiento de Madrid. No estaría de más que partidos como el PSOE, IU o UPyD preguntaran por las causas de estas desapariciones y por el destino de los objetos retirados, a muchos ciudadanos nos gustaría conocer las respuestas. Y ya puestos a pedir, tampoco estaría de más que la propia Casa Real, o incluso el propio momarca Felipe VI y su esposa Leticia, se preocuparan personalmente de la conservación de este modesto objeto cargado de simbología, sin duda sería un gesto que les honraría y engrandecería, fortaleciendo a su vez la imagen de apertura y cercanía que quieren dar a todos los españoles.

Les dejo con las fotos que tomo Mellado con la fecha en que las subió a Panoramio y su ubicación, junto a las fotos de esas farolas en la actualidad. Confiemos en que la difusión de la existencia de la farola republicana del Palacio Real impida que sea retirada en silencio como ha ocurrido con sus compañeras de las calles de Madrid, de las que esperamos que algún día se nos aclare quien ordeno retirarlas, las causas y motivos de esa decisión y el destino de esas farolas.

ESTATUA DE BRAVO MURILLO

Al comienzo de la calle José Abascal, esquina a la de Bravo Murillo se encuentra la estatua de Bravo Murillo, la cual está flanqueada por dos farolas que presentaban la corona cívica en su parte superior. Las instantáneas que tomó Mellado están fechadas el 14 de julio de 2010, en la actualidad el mástil de las farolas continua siendo el mismo como comprobamos por la numeración, pero la partes superiores, la farola propiamente dicha, han sido sustituidas por otras nuevas.

Tres instantáneas que muestran las farolas republicanas que flanqueaban la estatua de Bravo Murillo al inicio de la calle José Abascal. Las fotografías están tomadas el 14 de julio de 2010. Fotografías Mellado. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Las mismas farolas en la actualidad, donde observamos que la corona de la parte superior ha sido sustituida. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

CENTRO SUPERIOR DE ESTUDIOS DE LA DEFENSA
Otra de estas farolas se encontraba en la escalinata de acceso al Centro Superior de Estudios de la Defensa ubicado en el Paseo de la Castellana, como atestiguan las fografías de Mellado fechadas el 16 de julio de 2010. Al igual que en el caso de las farolas de la estatua de Bravo Murillo el mastil continúa siendo el mismo, habiendo sido sustituida solamente la parte superior.

Fotografías tomadas en julio de 2010 donde podemos apreciar una farola con simbología republicana en la puerta del CESEDEN en el Paseo de la Castellana. Fotografías Mellado. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

La misma farola fotografiada en la actualidad. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

PLAZA DE MALASAÑA
En la Plaza del Dos de Mayo en el barrio de Malasaña, junto a la estatua de Daoiz y Velarde y los restos de la entrada al cuartel de Monteleón, se encontraba otra farola con simbología republicana como podemos apreciar en las fotografías de Mellado que subió a Panoramio el 13 de abril de 2010.

En la madrileña plaza de Malasaña se conservaba una farola republicana en abril de 2010. Fotografías Mellado. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

La misma farola fotografiada en la actualidad. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

CALLE DE SAN BERNARDO

Por último, en la fachada de la iglesia de Monserrat, en la calle de San Bernardo, las farolas también ostentaban la corona mural representativa de la república, por lo menos era así el 13 de abril de 2010 cuando el fotógrafo Mellado realizó esta fotografía que ahora les presentamos. En la actualidad ambas han sido sustituidas.

En la fachada de la Iglesia de Monserrat de la calle de San Bernardo, dos farola de época republicana flanqueaban la entrada principal al templo como podemos contemplar en esta fotografía de abril de 2010. Fotografía Mellado. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En la actualidad ambas farolas han sido sustituidas. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Confiemos en que la farola republicana del Palacio Real no corra la misma suerte, para ello pedimos la colaboración de todos nuestros lectores dando a conocer su existencia. Tal vez entre todos podamos evitar que corra la misma suerte que las otras farolas republicanas de Madrid.

Florentino Areneros.

17 comentarios:

  1. Qué paradoja! que la única farola republicana que se conserva en Madrid esté en Palacio. Parece que la desaparición del patrimonio republicano madrileño va viento en popa...

    Muchas gracias por la crónica, y por dar a conocer este modesto y grande a la vez, vestigio del patrimonio de todos. Como bien dice, algo habrá que hacer para salvarla de la "quema"

    Salud

    Ines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que ya está "salvada"., el tiempo nos lo dirá.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Inés y Sandoval por sus comentario y por visitar el blog.

      Efectivamente Inés, no deja de ser paradójico que la única farola republicana que se conserva esté en el interior del Palacio Real y sorprende que haya podido permanecer allí tanto tiempo, parece que para esconder algo a veces lo más aconsejable es dejarlo a la vista.

      Vamos a ver si hay suerte y efectivamente como dice Sandoval la farola ya está "salvada". Hay algunos condicionantes a su favor, como puede ser la tan manida "puesta en valor", un elemento como este tiene un evidente interés turístico, pese a su modestia, y tal vez ello pueda ayudar a su conservación.

      Lo peor de todo es que lo que está sucediendo con el patrimonio republicano que está desapareciendo de Madrd es solo una parte de lo que está ocurriendo con todo el patrimonio de los madrileños. Lamentablemente tenemos muchos ejemplos de como se actúa con total impunidad y en muchos casos con el apoyo de las administraciones contra el patrimonio de todos, y lo que es también muy grave, con la pasividad de la ciudadanía ante estos atropellos. Esperemos que esto cambie, lo mimso esta farola puede ayudar a concienciar a muchos de la importancia de conservar nuestro patrimonio.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Comentario referente al Palacio Real: La plaza de Oriente de Madrid fue construida y proyectada por José Bonaparte Maestro masón del Oriente de Francia e Italia. Curioso el hecho de que se haya mantenido hasta nuestros dias pasando una dictadura de 40 años, conociendo la paranoia y persecución del franquismo contra la masonería. A dia de hoy siguen reuniendose fascistas y nostálgicos. @pere_kropotkin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Pere, desconocía la faceta masona de Jose I, un dato muy interesante. Recordar también que el Palacio al igual que la plaza es una iniciativa de otro francés, Felipe V, y curiosamente la única referencia a los franceses es una placa donde se indica que en ese lugar comenzó la insurrección contra las tropas francesas en 1808.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Hola Florentino:
    Felicidades por este descubrimiento y esperemos que la "estrategia" de darla a conocer dé sus frutos, y la farola consiga salvarse. Me quedo anonadado con la "caza de brujas" de farolas republicanas (y otros símbolos), no sabía nada de esta "nocturnidad y alevosía". Estoy indignado. Y, mientras tanto, ahí perviven muchos símbolos franquistas, en claro incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

    Felicidades nuevamente. Saludos, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Jesús. Estuvimos dudando de si publicitar la existencia de la farola o no, pero viendo como habían desaparecido el resto de sus compañeras pensamos que quizá lo mejor era darla a conocer para evitar esa "nocturnidad y alevosía", esperemos haber acertado, y si al final desaparece por lo menos mucha gente sabrá que la han quitado, no como ha ocurrido con las otras que han desaparecido sin que nadie se diera cuenta.

      Saludos.
      Florentino Areneros.

      Eliminar
  4. Buenas tardes,
    Les felicito humildemente por la llamada a la protección de los símbolos históricos de todos.

    Efectivamente la corona mural, forma parte de nuestra Historia (con mayúscula y la de todos) y creo que es merecedora de conservación y amparo.
    Pero también creo que lo son, al formar parte de esa misma Historia, otros símbolos que están siendo objeto de una feroz persecución por simples motivos ideológicos, ajenos al interés general y que implican la privación de nuestro pasado y la sustracción ilícitade vestigios y testimonios que nos ayudan a comprender el presente.
    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pequeños grandes descubrimientos. Gran duda, a veces. ¿Divulgar o callar?

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    Desde que empecé a interesarme por la historia de la guerra civil caí inevitablemente en la lectura de este magnífico blog. Todavía recordaba esta interesante entrada de las farolas "republicanas" cuando el otro dia paseando encontré un chalet en la ciudad Puerta de Hierro en el que las columnas que flanqueaban la puerta de entrada estaban adornadas con dos farolas. La sorpresa fué que cuando me fije en ellas estaban rematadas con la corona mural. No son exactamente del mismo estilo de las que aquí se muestran pero no me dejo de preguntar de donde habrán salido y si el dueño de tal mansión conoce su simbología. Si hay alguna manera de subir fotos al blog os las paso.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. No entiendo como se puede decir lo que se dice de esas farolas supuestamente republicanas. Nada tienen que ver con el régimen republicano. El pedestal de Alfonso XII en El Retiro está flanqueado de seis grandes coronas murales, y no son precisamente republicanas. Los ejemplos son muchos por Madrid, que no tienen que ver con la república.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Roncalis por su comentario y por visitar el blog.

      Efectivamente las coronas murales no tienen por que ser republicanas. La corona cívica o mural es un clásico en la heráldica y ya era utilizada por los romanos, son muchos los escudos que tienen una corona mural siendo muy anteriores a la República, por ejemplo Cartagena. En Madrid hay algunos ejemplos de coronas murales que nada tienen que ver con el periodo republicano, aparte de las que cita, en el mismo Retiro tiene otras más en la Puerta de España, y otras que si son del periodo republicano como por ejemplo la de la Puerta de América. Las farolas decimononónicas de Madrid, también conocidas por Fernandinas, tenían una corona real lo alto, ¿por qué cambiar entonces a mural en algún momento?, evidentemente los ayuntamientos republicanos no cambiaron todas las farolas de Madrid, pero las nuevas si que llevarían la corona mural y de ellas algunas habrían llegado hasta nuestros días. Las farolas con corona cívica han sido "retiradas" a medida que se ha ido divulgando su ubicación, como recojo en la crónica, excepto la del Palacio Real que queda fuera del alcance de nuestro Ayuntamiento.Quedan algunas más, de las que no voy a dar su ubicación, por lo menos por ahora, estoy seguro que si lo hiciera correrían la misma suerte.

      Saludos.

      Eliminar
  8. La cuestión no hay que centrarla en las farolas de la calle (siempre una cosa menor) porque sería empequeñecer el debate. La corona mural en España se remonta al tiempo de Alfonso VIII de Castilla; por lo tanto pasó a ser real desde entonces. La presencia de las dos repúblicas en España no hizo más que aumentar la confusión y los errores interpretativos de los símbolos. Coronas murales bajo el régimen franquista sobrevivieron incontables, y en los lugares más insospechados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Como ya comenté anteriormente la corona mural se remonta al tiempo de los romanos, y si no me falla la memoria se otorgaba, o se permitía utilizar en su escudo, a aquellos que habían conquistado o asaltado una ciudad amurallada o alguna hazaña similar. A mi entender una farola (por muy menor que parezca su valor) si que merece ser conservada, sobre todo tras haber sobrevivido a una dictadura de ideología fascista. De alguna manera son escasos los símbolos que recuerdan el periodo democrático que precedió al golpe de estado militar que provocó la guerra civil y que desembocó en la dictadura franquista . Estoy seguro que en cualquier país europeo estos pequeños símbolos tendrían un tremendo valor y serían conservados como una reliquia única, pero sin embargo en España un ayuntamiento que se dice democrático parece empeñado en hacer desaparecer con saña estos objetos a medida que su existencia es divulgada. Las farolas con la corona cívica no molestan a nadie, incluso tienen un valor añadido turístico por su singularidad (estoy informado de que algunas rutas por la Plaza de Oriente y el Palacio Real visitan la farola), además de su valor histórico y testimonial. La persecución contra estas farolas dice muy poco y nada bueno de quien la realiza, en este caso el Ayuntamiento de Madrid. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La corona mural es ancestral; es muy anterior a los griegos. Los demás países, déjate de bromas, eliminaron sus propias cosas que les molestaban; incluso las prohibieron. Sobran los ejemplos en Alemania y en la URSS. Insisto en que hay una distorsión muy extendida de las coronas murales, cuya solución no tiene remedio por la escasa investigación al respecto. Pero en fin, que cada uno defienda lo que pueda. Yo me planto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lo digo de broma. Por citar un ejemplo en una crónica que titulé "Norte de Burgos" informaba de la presencia de una inscripción del Corpo di Truppe Volontarie (CTV) y no indicaba su ubicación por miedo a que fuera vandalizada o retirada. Que en Alemania retiraran los símbolos nazis al finalizar la guerra es comprensible, al igual que en Italia. Pero que después de más de ochenta años que un Ayuntamiento la emprenda con saña con los símbolos de un régimen democrático me parece muy poco reconfortante socialmente. Yo me planto también. Un saludo.

      Eliminar
  11. Parece mentir que no hayan trancado esa mierda de la faz de Madrid. Que apedreen esas putas farolas y repiquen ese sucio escudo podrido en el Banco de España.

    ResponderEliminar