martes, 22 de febrero de 2011

PASEOS MAÑANEROS I



Fotografía de hace unos años de la entrada a al recinto de el Escuadrón y Banda Municipal junto al Puente de los Franceses. Se pueden apreciar los numerosos restos de impactos y distinguimos una farola de época la Segunda República que que en vez de tener la corona real en la parte superior tiene una corona almenada. Esta farola ha desaparecido. (Click en cualquiera de las imágenes para ampliarla).

LA TAPIA ESTE Y PUERTAS DE LA CASA DE CAMPO

Estimados lectores, hoy vamos a comenzar una nueva sección titulada “Paseos Mañaneros” dedicada al periodismo de investigación, motivados por el fulgurante éxito de programas televisivos de este tipo como Callejeros o Princesas de Barrio. Queremos comenzar haciendo un recorrido por uno de los más entrañables distritos de nuestra querida ciudad de Madrid, el de Moncloa Aravaca. Para este recorrido contamos como invitado con la presencia estelar del diestro Moncloveño, número uno indiscutible del escalafón, que nos acompañará durante el recorrido y nos hará de guía durante el trayecto.

En esta primera crónica viajera vamos a visitar algunos lugares de la Casa de Campo, en busca de los restos de la tapia y las puertas que flanqueaban al parque en la zona que daba al río, la mayor parte ya ha desaparecido. Esta búsqueda tiene su origen en un hilo del mítico Foro del Viejo Madrid centrado en el Palacio de Bofarull al que ustedes pueden acceder pulsando aquí. En alguna de las entradas de este hilo, donde queremos destacar las intervenciones de esos dos inigualables diestros que son Inés y Pepcor, surgió el tema de las puertas de la Casa de Campo, la mayoría de ellas desaparecidas, siendo la última en caer la monumental Puerta del Río. Sin embargo algunos restos observados nos hacen pensar que no hayan desaparecido del todo.

Partimos de la finca La Rosaleda, propiedad de este fenomenal diestro, en busca de esos vestigios y tras atravesar el Parque del Oeste y repostar agua en la Fuente de la Salud de medicinales aguas y uno de los pocos manantiales que se conservan en Madrid, nos dirigimos hacia las instalaciones donde se ubican el Escuadrón y Banda de la Policía Municipal en el Puente de los Franceses, un recinto que pese a su modestia exterior guarda algunos restos de gran interés histórico. En la parte principal de su perímetro vemos que la parcela está delimitada por una artística y antigua verja que posiblemente no nos diga nada, pero que gracias a las aportaciones de ese grandísimo maestro de la guerracivilmaquia y de la historia de la Casa de Campo, que es Luis de Vicente Montoya “Manzanares” ahora sabemos que es la verja que cerraba el perímetro de la mismísima fuente de la Cibeles, monumento madrileño por excelencia, así como la no menos excelente y muy madrileña fuente de Neptuno, como podemos comprobar en infinidad de fotos de época.








En estas imágenes podemos apreciar la verja que rodea el recinto en la actualidad y dos fotos antiguas en las que vemos la misma verja en su ubicación original, en la fuente de la Cibeles en 1906, y en la fuente de Neptuno, protegido de los bombardeos, durante la guerra civil.

Otro vestigio histórico que podemos encontrar en este recinto son las dos columnas que componen el pórtico de entrada al recinto, nos atrevemos a aventurar que estas columnas podían ser alguna de las antiguas puertas de la Casa de Campo, tal vez la de Castilla, en el inicio de la carretera del mismo nombre en el Puente de los Franceses, o bien la de las Moreras, un poco más al sur, donde ahora se encuentra la glorieta del Paseo de Piñoneros. En estos dos pilares podemos distinguir un buen número de impactos de bombas y fusilería, lo que nos ofrece una muestra de la dureza de los combates en esta zona durante la guerra civil.



También en estas dos columnas podemos distinguir dos farolas con el antiguo escudo de la Villa de Madrid, pero para sorpresa e inquietud descubrimos que una de ellas ha sido sustituida por otra más moderna. La original era una farola de época republicana, con su corona almenada en la parte superior, una auténtica reliquia histórica de las que quedan muy pocas en Madrid y ahora una menos. Desconocemos cual puede haber sido el motivo de la sustitución, pero queremos pensar que debe de obedecer a alguna razón de peso ajena al hecho de que tuviera simbología republicana, si el cambio se debiera a esta última causa sería un hecho bastante ruin y mezquino, además de un atentado al patrimonio histórico y que diría muy poco sobre el espíritu cívico y democrático de los responsables de la sustitución, siempre que haya sido motivada por razones políticas o ideológicas, algo que nos cuesta creer en estos días que corren. También queremos pensar, en nuestra bondad, que esta reliquia reposa en algún almacén y no ha sido destruida o vendida como chatarra.





Tres fotografía de las puerta de accso al recinto, las dos primeras están tomadas hace unas jornadas, y la inferior, publicada por Cortesía de El Chato de Ventas, fue tomada en noviembre de 2009. Estafarola de época republicana ha desaparecido de este emplazamiento.
En este recinto también se conserva, o conservaba, un fortín perteneciente al ejercito franquista, hay que dejar esto claro no vaya a ser la farola haya desaparecido por motivos ideológicos y ese alguien se piense que era del otro bando y le por darle piqueta. Este fortín se encuentra junto a la orilla del río, en la parte trasera del recinto, pegado a la valla, protegiendo la Pasarela de la Muerte que se encuentra unos pocos metros más al norte o aguas arriba. La última vez que se visitó en una ruta de Gefrema, se encontraba sepultado bajo diverso material de construcción y confiamos en que continúe en ese lugar.

Nos dirigimos ahora hacia la Casa de Campo (Moncloveño lleva un monumental cabreo por el tema de la farola) pasamos junto al Puente de los Franceses, donde el observador avispado podrá detectar un buen número de impactos en la estructura del mismo, testigos de la intensidad de los combates en este punto. Pasamos junto al complejo deportivo José María Cagigal y nos disponemos a atravesar la M30 por el nuevo y ciclopeo puente que conecta con la Casa de Campo, ya lo podían haber hecho un poco más liviano en volumen, pobres vecinos, asomarse a la ventana y encontrarse con eso a escasos cinco metros. Pero el nuevo puente guarda una sorpresa, bajo el mismo aparece una extraña estructura de bordillo paralelos, y grandes cantos rodados, con el lecho de la feria de Arco todavía caliente nuestro primer pensamiento se inclina por que se trate de una escultura o tal vez de una performance de un artista lituano, pero lo descartamos pronto, no están las arcas para arcos. No sé por que me recuerda a una fotografia del suelo de una checa de Barcelona con bordillos cruzados, y quizá ahí esta la explicación de esta estructura. Posiblemente el Ayuntamiento haya decidido hacer impracticables los bajos de los puentes para impedir que se hagan un loft mendigos y otros okupas. Se las sabe todas este Gallardón.

El nuevo puente que comunica la Colonia del Manzanares con la casa de Campo, observen la estructura bajo el mismo, la única explicación que le hemos encontrado es la de impedir que alguien establezca su residencia en este lugar.
La terrible checa de Vallmajor en Barcelona, un lugar diseñado también para impedir que los allí recluidos pudieran descansar y doblegar así su resistencia.
Al finalizar la guerra, Himmler de visita en España visitó este siniestro lugar, tal vez buscando inspiración.
Llegamos a la Casa de Campo tras atravesar la M30 y nos encontramos con un antiguo puente sobre un arroyo donde nuevamente podemos apreciar multitud de impactos, recordar que esta zona fue muy castigada ya que era el paso obligado de vehículos y mercancías tras flanquear la Curva de la Muerte. Cruzamos el Paseo Piñonero no sin pocas dificultades debido a la cantidad de ciclistas que lo cruzan a diestra y siniestra, alguno parece estar preparando el tour. Seguimos por este paseo en dirección a la escuela de Cantería y nos detenemos en su entrada para contemplar otro resto histórico de gran importancia, las puertas de rejería de la desaparecida Puerta del Río, coronadas por escudos municipales republicanos, que ahora reposan tiradas sobre el suelo en espera de un incierto futuro.

Nada más llegar a la Casa de Campo por el nuevo puente, nos encontramos con este puente donde encontramos numerosos restos de impactos.
Las puertas de rejería arrancadas de la desaparecida Puerta del Río, y que conservaban también escudos republicanos, descansan en el suelo esperando un futuro realmente incierto.
Continuamos camino unos cuantos metros pegados al arcén de la carretera de Castilla hasta llegar a la altura de una de las entradas de ese anacronismo histórico y social ubicado sobre terrenos municipales que es el Club de Campo. Esta entrada de la carretera de Castilla esta flanqueada por otras dos columnas similares a las que vimos en el cuartel de la banda de la Policía Municipal y que posiblemente sean también los restos de alguna de las antiguas puertas históricas de la Casa de Campo. Las más cercanas a este punto, serían la de Aravaca, o la denominada de Castilla.

Entrada al Club de Campo desde la carretera de Castillas, las columnas que lo flanquean bien podían haber formado parte de alguna de las puertas históricas de acceso a la Casa de Campo.
Volvemos a entrar a la casa de Campo, junto a los restos de la carretera militar conocida como Pista del Generalísimo a la que seguramente dediquemos otro paseo mañanero. Y seguimos por alguno de los caminos que paralelos a la carretera y a la vía del tren se dirigen hacia el norte. Hasta llegar a la desembocadura, o mejor dicho al lago que forma el arroyo Antequina al encontrarse con la carretera, y que presenta un color azulverdoso que no tenemos muy claro a que es debido, si es a causa de un vertido o producido por algún tipo de tratamiento que reciba este curso de agua. Continuamos en sentido norte y atravesamos un denso pinar hasta llegar hasta otro resto histórico, las ruinas de la Casa de Vacas, una antigua explotación agrícola de la Casa Real que quedaría reducida a escombros durante la guerra, todavía podemos contemplar la fuente recientemente restaurada y hacernos una idea de cómo pudo ser esta granja, viendo sus muros e incluso los pesebres donde pacía el ganado. En las proximidades encontramos diferentes cercados, donde los abueletes del barrio tienen sus pequeños huertos que cuidan con mimo. En el lugar que utilizan como centro de reunión encontramos dos pináculos que posiblemente coronaran otras dos columnas que formaran otra puerta de entrada, tal vez al recinto de la Casa de vacas o quizá de alguna otra entrada al parque.





Diferentes fotografías de lo que fue una importante explotación ganadera perteneciente a la Corona, conocida como la Casa de Vacas. El edificio y las instalaciones quedarían destruidas en la guerra.
Continuamos en dirección norte, para llegar al límite del parque actual, en el cruce que forman la Carretera de Castilla y la Vía de las Dos Castillas. Aunque poco antes de llegar nos encontramos con los restos del botín de unos ladrones de cable, que sin duda han utilizado el lugar para seleccionar su mercancía.




Restos de lo que parece el botín de unos ladrones de cable, que seguramente aprovecharon lo alejado y escondido del lugar para "manufacturar" la mercancía.


En esta esquina noreste del parque existe una salida entre el antiguo muro original que continuaba hacia el río, y el nuevo que bordea el actual parque paralelo a la Carretera de Castilla. En la parte del muro histórico podemos contemplar los extraños huecos que han dado ya mucho que hablar en el foro de Gefrema. Salimos por esta puerta y tras cruzar la carretera de Castilla por un paso elevado sobre el lugar donde debería estar la primitiva Puerta de Aravaca, nos rescontramos otro trozo de lienzo histórico que sirve de tapia a la Fundación Gotze y que nos conduce hasta otra puerta del Club de Campo, donde encontramos nuevamente dos columnas flanqueando la entrada, que muy probablemente pertenecieron a otra puerta histórica, bien la citada de Aravaca o bien la del Medianil que se encontraba más cerca del río.
puerta muro

Salida de la Casa de Campo en su ángulo noreste, a la izquierda la tapia original y a la derecha una de construcción más reciente.
Fotografía tomada desde el puente que cruza la Carretera de Castilla. Bajo este punto se debía ubicar la Puerta de Aravaca.
Entrada norte al Club de Campo, con dos nuevas columnas tal vez pertenecientes a alguna de las puertas históricas, posiblemente la del Medianil o la de Aravaca.
Regresamos hacia el punto de partida en la Moncloa cogiendo el autobús bajo el puente citado anteriormente, que las vueltas cuesta arriba son muy malas a ciertas edades, con la desagradable sorpresa de ver esta parada convertida en un basurero abandonado de la mano de Dios, donde seguramente no hayan pasado los equipos de limpieza desde hace varios meses y que de seguir así acabará convirtiéndose en un espectacular yacimiento arqueológico donde las generaciones futuras podrán comprobar en los diferentes estratos, la evolución de los gustos de consumos de los viajeros del autobús 161 a través de los tiempos. He aquí una tremenda foto denuncia.


Lamentable estado en que se encuentra la parada de autobus ubicada en la Carretera de Castilla bajo el puente. Parece que este punto no lo trabajan los servicios de limpieza del Ayuntamiento.

Hasta aquí este primer paseo mañanero que esperamos repetir en próximas jornadas, si ustedes quieren apuntarse hagan llegar su petición a esta redacción y les informaremos de próximas salidas. Estos paseos son completamente gratis hasta completar abono, con que paguen ustedes el aperitivo al finalizar el paseo es suficiente, aunque les advierto que Moncloveño es de mucho libar y mejor yantar. Lo que no me explico es como con lo que trasiega puede conservar esa esbelta y espigada figura. Cosas del metabolismo, supongo.

Florentino Areneros.

BONUS TRACK:
Por el mismo precio incluimos en este número de Sol y Moscas un suplemento cartográfico especial con un plano de la Casa de Campo en 1936, otro comentado y una foto de satélite contratado a la NASA expresamente por esta redacción para ver los restos en la actualidad desde el espacio exterior, toda una primicia que esperamos la disfruten.

Hemos visto en la crónica que la tapia histórica finaliza poco antes de llegar a la Carretera de Castilla, sin embargo junto al otro lado de esta vía muy cerca de la entrada al Club de Campo se conserva otro lienzo de tapia, aunque no podemos conocer su longitud total. El la foto aerea podemos comprobar que el trazado original de la tapia que delimitaba el parque se conserva, lo que no sabemos es si se trata de la tapia original ya uqe lo se distingue es una linea de vegetación, despues de formar dos angulos la tapia ya desaparece definitivamente al llegar al campo de golf, originalmente esta tapia llagaba hasta el río Manzanares.

FOTO 1: TAPIA FUNDACION GOTZE
Trozo de lienzo de tapia que se encuentra al otro lado de la Carretera de Castilla, formando parte del perímetro de la Fundación Gotze. No sabemos la longitud total de la tapia en este punto, aunque el perimetro de la antigua Casa de Campo coincide con el actual del Club de Campo, aunque en la zona del campo de golf la tapia ha sido eliminada.


Plano publicado en 1936 de la Casa de Campo, donde vemos un detalle de la zona visitada con la puertas historicas desaparecidad, Moreras, Castilla, Aravaca y Medianil.
Detalle del plano anterior con algunos detalles remarcados. Los círculos indican la ubicación actual de las posible puertas.
Fotografía aérea actual del ángulo noreste de la Casa de Campo y la parte norte del Club de Campo.
La misma fotografía anterior con algunos comentarios. Comparen el perímetro que se distingue en los planos del 36 y la situación actual.

2 comentarios:

  1. Después de leer este trabajo llego a la conclusión de que el club de Campo es una parte cercenada de la Casa de Campo, y que las puertas son todas del mismo lugar.

    No sabía que cada artículo tiene un comentario y he puesto uno genaral al final. Todo es muy bueno y el relato impresionante.+

    Muchas felicidades por este blog tan estupendo.
    Jose marí

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por sus amables palabras, José María.

    Efectivamente el Club de Campo formaba parte de la antigua posesión de la Corona y estaba (o está) dentro del recinto que delimitaba la tapia. Tras diversas cesiones municipales, sigue siendo una propiedad particular.

    Las puertas no puedo afirmar que todas pertenecieran al cercado histórico, es solo una teoría aunque es probable que así fuera.

    Muchas gracias por visitar este blog. Reciba un cordial saludo.

    Florentino Areneros.

    ResponderEliminar