jueves, 4 de octubre de 2012

CURIOSIDADES DE ALMERIA

En la costa almeriense hemos localizado varios fortines, algunos de estructura singular como este de Mojacar, aunque desconocemos si fueron construidos durante la Guerra Civil en los años inmediatamente posteriores a esta.(FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

CURIOSIDADES DE ALMERIA

En nuestra anterior crónica tratábamos el poco conocido episodio del bombardeo de Almería por una flota de barcos de guerra de la Alemania de Hitler, un episodio que a punto estuvo de provocar que la República Española declarara la guerra a Alemania. En esta crónica vamos a conocer algunas curiosidades, relacionadas de alguna forma con la República, la Guerra de España y el franquismo, que nos hemos encontrado en nuestro recorrido por algunos lugares de esta bella provincia. Finalizaremos con una próxima crónica esta trilogía dedicada a Almería acercándonos a la figura de Vicente Talens Inglá y al libro que sobre su biografía ha publicado Antonio Ramirez Navarro de título “La fuerza de los débiles”. Vicente Talens fue Gobernador Civil de Almería durante un periodo de la guerra y acabaría sus días frente a un pelotón de fusilamiento en las tapias del cementerio de Paterna.

LOS FORTINES


La costa de Almería, en el extremo sur oriental de la península y a poca distancia de las costas de Orán, sufrirían durante varios siglos las incursiones de los piratas. Ya en el SXVI, el rey nazarí Yusuf I, ordenaría construir diferentes defensas a lo largo de la costa almeriense para prevenir las incursiones piratas berberiscos que regularmente padecían las comarcas de la zona. Tras la caída del Reino de Granada, y al iniciarse las hostilidades contra el Imperio Turco, los ataques continuarían. El litoral se iría fortificando a los largo de toda la línea de costa, contando la mayoría de las poblaciones importantes con algún tipo de fortificación desde donde repeler la agresión. Así mismo se crearía un sistema de torres de vigilancia, con la misión de vigilar la costa y anticiparse a la llegada de los corsarios. Pese a todo ello, los ataques continuaron produciéndose, y el sistema defensivo mejorándose, recibiendo un fuerte impulso en el ultimo tercio del SXVIII bajo el reinado de Carlos III.

El litoral almeriense ha sido objeto de innumerables incursiones de piratas procedentes del norte de África a los largo de su historia. Para hacer frente a este peligro se construirían diferentes estructuras defensivas a lo largo de la costa, como este castillo ubicado en la Mesa de Roldan, sobre un imponente acantilado de 200 metros sobre el mar. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.



En la actualidad se conserva gran parte de todo aquel conjunto de defensas, en mejor o peor estado de conservación, constituyendo un excepcional patrimonio histórico. En nuestro viaje a Almería hemos recorrido gran parte del levante almeriense, desde el Cabo de Gata hasta San Juan de los Terreros, o para ser más exactos hasta Águilas, ya en la provincia de Murcia, pero lindando con la de Almería.

En la imagen podemos contemplar el castillo de San Juán de los Terreros, el cual ha sido restaurado y convertido en museo y sala de exposiciones. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En este itinerario nos hemos encontrado con tres agradables sorpresas, tres fortines en un buen estado de conservación ubicados junto a la costa. No sabemos por ahora si estos fortines fueron construidos durante la Guerra Civil, en este caso serían republicanos, o su origen hay que buscarlo una vez finalizada la guerra, ya que durante la época franquista se construyeron diferentes fortificaciones, tanto en la costa como en la frontera pirenaica, ante la posible contingencia de la entrada de España en la II Guerra Mundial. Posiblemente existan más fortines a lo largo de la costa y tal vez en otra visita podamos localizar alguno más.

La Torre del Pirulico, en Mojacar, una de las numerosas torres vigia que podemos encontrar a lo largo de la costa almeriense. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

El primero que encontramos de norte a sur es el fortín de Calarreona. Este fortín se encuentra ya en la provincia de Murcia, aunque a escasos metros del límite con la de Almería. Se trata de una estructura de poca altura con forma de prisma rectangular. En algunas zonas el cemento deja ver que parte de los materiales metálicos utilizados para realizar el encofrado son de lo más diverso, como lo que parece alguna parte de algún vehiculo.

Sobre un montículo que cierra la cala de Calarreona, se ubica este singular fortín. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
El fortín, con dos troneras, se encuentra prácticamente a ras de suelo, pudiendo pasar desapercibido. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

El interior se divide en dos compartimentos separados por un tabique, con dos troneras casi a ras del suelo, por el tamaño del habitáculo suponemos que debía servir para ubicar dos ametralladoras. En la parte posterior encontramos dos alacenas, seguramente para almacenar la munición. Desde las troneras se controla el acceso a la playa y cala de Calarreona, así como otras adyacentes, distinguiéndose al sur la figura del castillo de San Juan de los Terreros en lo alto de un cerro sobre el mar. Para acceder al fortín, una vez llegamos a la playa por la carretera que le da acceso (una playa muy bonita y muy tranquila con bandera azul y chiringuito, por si alguno quiere aprovechar ya que va a ver el fortín para darse un bañito o tomarse un refrigerio) nos desviaremos a la izquierda siguiendo un caminito que asciende hacia uno de los cabos que cierran la cala, y en el vértice del mismo se encuentra este fortín en bastante buen estado y afortunadamente, debido a la distancia de la playa, no ha sido utilizado como contenedor de basura.

Desde el interior del fortín se domina la entrada a una sucesión de calas y playas justo en el límite de las provincias de Murcia y Almería. En la imagen, al fondo y en lo alto de un cerro, se distingue el castillo de San Juan de los Terreros. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
Para la construcción del fortín se utilizaron materiales de lo más diverso, como podemos apreciar en la fotografía. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
Al entrar en la playa, que disfruta de bandera azul, al fondo contemplamos el montículo sobre el que se ubica el fortín. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Si seguimos camino hacia el sur por la costa, primero nos encontraremos con el pueblo de San Juan de los Terreros, donde les recomiendo desviarse para subir hasta el castillo, restaurado y convertido en museo y sala de exposiciones, que cuenta con unas maravillosas vistas. Al continuar el camino junto al mar en dirección a Villaricos, la carretera discurre por los acantilados sobre el mar, por las laderas de la Sierra Almagrera, cuyas riquezas minerales han sido explotadas desde tiempos prehistóricos hasta practicamente nuestros días,como podemos comprobar por las construcciones y restos de instalaciones abandonadas que nos encontramos por el camino. También podemos detenernos en alguna de las calas señalizadas y en la fortaleza de “La Invencible”, asomada al mar desde el acantilado.

Durante el recorrido, al cruzar la Sierra Almagrera, nos encontraremos con un buen número de construcciones y estructuras que se conservan del pasado minero de la zona. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.En la foto podemos ver un antiguo acueducto para llevar agua a los lavaderos del mineral.

Seguimos nuestro camino hasta llegar al milenario pueblo de Villaricos, antiguo puerto fenicio, donde se conserva una torre-fortaleza del SXVIII convertida ahora en sala de exposiciones y oficina de turismo, esta torre se encuentra junto a la carretera, a la salida del pueblo y se puede aparcar al lado. Si desde la torre nos dirigimos hacia el mar nos encontraremos con un fortín, prácticamente enterrado. La estructura es muy similar al de Calarreona, aunque este tiene solo una tronera a lo largo del frontal. El acceso al fortín es imposible, no solo por la abundante vegetación, si no también por las hordas de borregos ensuciadores que aprovechan cualquier lugar para tirar la basura de un día de playa. La conservación exterior es buena.

El fortín de Villaricos es de tipología muy similar al de Calarreona como podemos comprobar en la fotografía. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
El fortín se encuentra junto a un antiguo castillo del SXVIII. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.


Desde este fortín se protege la entrada al puerto de Villaricos, y la playa adyacente junto a la desembocadura del río Almanzora, si seguimos un poco más hacia el sur, justo al otro lado de la desembocadura nos encontraremos con la ya mítica playa de Quitapellejos, que saltó a la fama mundial hace décadas al ser la elegida por Manuel Fraga Iribarne y el embajador americano del momento, para darse un chapuzón tras la crisis de las bombas de Palomares. En esta playa también se encuentran los restos de una torre defensiva circular, derruida en parte, para llegar hasta ella o a la playa, hay que desviarse hacia el mar por un camino que sale junto a una gasolinera.

A la izquierda del fortín se encuentra la entrada al puerto de Villaricos, una localidad habitada desde la época fenicia. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
A la derecha del fortín se domina una amplia ensenada. Al fondo, tras la masa vegetal, se encuentra la playa de Quitapellejos, que alcanzaría fama mundial en los años 60 gracias al baño que se dieron en ella el entonces ministro Manuel Fraga y el embajador de los Estados Unidos. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
Otra perspectiva del castillo de Villaricos y el fortín. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Continuamos hacia el sur en busca del tercer fortín, cruzamos todo el desarrollo urbanístico de Vera Playa y Puerto Rey, hasta llegar a Garrucha. A la salida de este pueblo pesquero (con abundante oferta gastronómica) y en dirección a Mojacar nos encontramos con otra fortaleza en muy buen estado, junto a la playa. Se trata del Castillo de Jesús Nazareno.

En el pueblo pesquero de Garrucha, se ubica la fortaleza de Jesús Nazareno, a muy pocos metros de la playa y protegiendo la entrada del puerto. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Nada más llegar al termino municipal de Mojacar, y en la playa de Marina de la Torre, encontramos el tercero de los fortines, ubicado en la misma playa junto al mar, tanto que hasta él llegan las olas cuando hay oleaje fuerte. Se trata de un fortín de curiosa estructura, con un frente con diferentes curvaturas y cuatro troneras. El acceso es imposible, una espesa capa de botellas, latas y otros entes, impide visitarlo por dentro para poder dar una opinión sobre su funcionalidad, es posible que se trate de un puesto de vigilancia y control, ya que adosado a su lado se adivina el perimetro de otra estructura, posiblemente una casa. Dejaremos esta incógnita en el aire hasta que consigamos recopilar más datos.

En una de las playas de Mojacar, lindando con el municipio de Garrucha, nos encontramos un fortín muy cerca del agua. En la imagen al fondo se distinguen las grúas del puerto de Garrucha. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
Otra toma del mismo fortín, donde se distinguen los restos de una construcción anexa al fortín. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Ya que estamos el municipio de Mojacar podemos aprovechar para ver otras dos antiguas construcciones militares de interés, se trata del castillo de Macenas y la torre del Pirulico. Como decíamos al comenzar esta crónica, toda la costa almeriense se encuentra jalonada de estas construcciones. Lindando con Mojacar nos encontramos con Carboneras, donde podemos visitar la torre del Rayo, el castillo de San Andrés o el castillo de la Mesa de Roldan (en un paraje impresionante). Y así podríamos seguir hasta llegar hasta la vecina costa Granadina, e incluso más allá.

En la playa de Macenas, Mojacar, nos encontramos con el castillo de igual nombre. Un castillo de características constructivas muy similares al de Villaricos o la mesa de Roldán, entre otros. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Posiblemente existan más fortines, bien de la Guerra Civil o de los años posteriores, a lo largo de la costa, hemos encontrado referencias a otro en El Alquian, ya en Almería capital. Seguiremos buscando información sobre fortines en Almería y animamos a nuestros lectores a hacer lo mismo y compartir la información que puedan tener respecto a este interesante asunto.

Pero hablando de fortines, en Almería podemos encontrar fortines de miles de años de antigüedad, nos referimos a los fortines del yacimiento de Los Millares, un referente mundial para aquella época. Si visitan ustedes Almería y les gusta la arqueología no dejen de acercarse hasta Santa Fe de Mondujar, a unos 15 kilómetros de la capital, y visiten este impresionante yacimiento y el centro de interpretación, no les defraudará.

A pocos kilómetros de Almería, en Santa Fe, nos encontramos con el excepcional conjunto arqueológico de Los Millares, donde podemos contemplar algunos fortines prehistóricos. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

LOS COLORAOS


En el centro de la Plaza del Ayuntamiento (o Plaza Vieja) de Almería nos encontramos con un monumento que tiene una curiosa historia tras de si. Se trata del monumento a “Los Coloraos” también conocido como “el Pingurucho”.

Monumento erigido en memoria de “Los Coloraos” en Almería. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Antes de hablar del monumento, un poco de historia. Tras la Guerra de Independencia, Frenando VII, el Deseado, derogó la Constitución de Cádiz, retomando un poder casi absoluto, el 1820 el pronunciamiento de Riego en Andalucía, sería seguido en diferentes puntos de España, hasta obligar al monarca a catar nuevamente la Constitución de 1812 dando paso a lo que se conoció como Trienio Liberal, todo ello terminaría con la irrupción de los Cien Mil Hijos de San Luis que acabarían con el régimen constitucionalista (para saber más del SXIX español pueden consultar nuestras crónicas “Se está perdiendo la raza”: primera parte y segunda parte).

Un año después, un pequeño grupo de liberales exiliados en Gibraltar, entre los que se encontraba algunos extranjeros que simpatizaban con la causa liberal, deciden emular a Riego e iniciar una acción que esperaban sería imitada en otros lugares de España, y de esta forma reinstaurar nuevamente un régimen constitucional. El 6 de agosto de 1824 parten 49 hombres de Gibaltrar en dos pequeñas naves pilotadas por contrabandistas afectos a la causa, van uniformados de rojo (es posible que sus uniformes pertenecieran a los casacas rojas británicos) y desembarcan el 14 de agosto a pocos kilómetros de Almería. El factor sorpresa es inexistente, ya que las autoridades estaban informadas del plan y los estaban esperando tras haber neutralizado a los apoyos con los que contaban en Almería. Tras diferentes escaramuzas, poco a poco van siendo diezmados. Muchos morirían en los enfrentamientos y el resto serían apresados, siendo fusilados de rodillas y por la espalda el 24 de agosto sin haber sido juzgados. Años después se erigiría un monumento en memoria aquellos “Mártires de la Libertad”, este monumento sería conocido popularmente como “el Pingurucho” o el monumento de “Los Coloraos”.

El monumento se ubica en la Plaza del Ayuntamiento, o Plaza Vieja, junto al edifico del consistorio. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Hasta aquí todo normal, un monumento más de los muchos que pueblan la geografía española dedicado a personajes o acontecimientos del convulso Siglo XIX. Sin embargo llegó la Guerra Civil, y tras ella la dictadura franquista, y el “Caudillo” decidió visitar la ciudad en 1943. No sabemos las causa, si fue por tremenda ignorancia o por la saña desatada contra todo aquello que sonara a libertad o constitución y democracia, o simplemente al establecer similitudes ente “coloraos” y “rojos” por la tonalidad, pero el caso es que a las autoridades de la época, tratando de no enojar a “Su Excelencia”, no se les ocurrió otra cosa que eliminar el monumento dedicado a aquellos héroes de hacía ya la friolera de 120 años, y el “Pingurucho” fue demolido. Puede resultar increíble, pero no les estoy gastando ninguna broma, es completamente cierto.

Con la vuelta de la democracia tras la muerte de Franco, un grupo de personas comenzó a movilizarse para la reconstrucción del monumento, que sería finalmente inaugurado en 1987 en su emplazamiento actual, y desde ese año todos los 24 de agosto, se celebra un multitudinario homenaje en la Plaza Vieja a aquellos hombres que dieron su vida por el restablecimiento de las libertades y los derechos de la Constitución de 1812 de la que este año se conmemora su 200 aniversario.

Una inscripción recuerda como el monumento fue destruido en tiempos de Franco. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

LOS ESCUDOS

En Sol y Moscas hemos dedicado varias crónicas a los escudos republicanos que todavía hoy podemos contemplar en algunos lugares de nuestra geografía (primera parte, segunda parte, tercera parte), y en Almería nos hemos encontrado con otro escudo republicano, que por su ubicación y características, hemos de reconocer que es el que mayor sorpresa nos ha causado.

Paseando por la ciudad nos topamos con este escudo republicano perfectamente conservado. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En la Plaza de la Catedral, lo que más destaca es la imponente mole del grandioso templo fortaleza que es la catedral de Almería. Al otro lado de la plaza, se levanta otro edificio de dos plantas mucho más modesto, pero que también tiene su encanto. En la fachada principal de este edifico, destaca el balcón sobre la puerta principal que se abre a la plaza, y sobre el arco de este balcón encontramos un escudo republicano tallado con gran maestría sobre la piedra de la fachada, rodeando el balcón encontramos tres medallones cuyos motivos centrales han desaparecido.

El escudo se localiza en la fachada del Palacio Episcopal, algo que nos llamó poderosamente la atención. ¿Cuál podría ser la causa?. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Pero la verdadera sorpresa, llegó cuando supimos que el edifico en cuestión era ni más ni menos que el Palacio Episcopal, que se terminó de construir en 1896, ¿cómo era esto posible?. Y aunque inicialmente parezca increíble todo tiene su explicación. La respuesta la hemos encontrado en la página web de la Diócesis de Almería donde podemos leer: « La fachada principal, en la plaza de la Catedral, es la más decorada. Forma una curiosa síntesis de elementos de inspiraciones medieval y clasicista. Dos entrepaños rehundidos, con un vano de medio punto en cada planta, resaltan el paño central de la portada, fabricado en sillares de piedra caliza. Este alberga un gran arco de medio punto con arquivoltas, en la entrada al edificio y, en el piso superior, una gran ventana central, también de medio punto, con una balconada de balaustres marmóreos, apeada sobre cinco canes de piedra. Unos arcos de medio punto pareados se abren en los dos paños extremos de la fachada, con su balconada abalaustrada de mármol los del piso superior y una simple reja, los del inferior.

Flanqueando al escudo se ubican tres medallones que en su momento contenían retratos de miembros de la Iglesia. Fueron destruidos durante la Guerra Civil y no se repusieron. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

La cornisa, que corona el edificio, realiza un quiebro angular en el paño central, formando una especie de piñón que remata el conjunto. Su campo lo adornan un escudo de España, labrado en piedra, en la clave del arco del balcón, y tres tondos, que en su día albergaron las efigies en bajorrelieve de los obispos Fernández de Villalán, Portocarrero y Sanz y Torres, labradas en alabastro por don Pascual López. En 1936, el edificio fue ocupado y destinado a sede del gobierno civil. Entonces, se destruyeron las efigies y se transformó el escudo, sustituyendo la originaria corona real por la corona almenada, que actualmente existe.»

Pues he aquí la explicación de la existencia de un escudo republicano en una sede eclesiástica, aunque nos llama la atención el que en el centro del escudo no aparezca el emblema de los Borbones con las flores de lis, ¿sería eliminado también?. Para “compensar” justo en la fachada de la Catedral que se encuentra frente al Palacio Episcopal encontramos una inscripción dedicada a José Antonio Primo de Rivera junto a un bajorrelieve del yugo y las flechas. En la fachada de la Catedral también podemos encontrar diversos impactos provocados por alguno de los numerosos bombardeos que padeció la ciudad durante la guerra.

Frente al Palacio Episcopal se encuentra la Catedral, y en uno de sus muros encontramos esta inscripción recordando a Jose Antonio Primo de Rivera. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Pero la intriga con los escudos continúa. El escudo de Almería tiene una cruz roja sobre fondo blanco, bordeada por una cenefa con los escudos de Castilla, Aragón, Granada, León y Navarra (que me perdonen los expertos en heráldica por la descripción). Todo el conjunto se halla coronado, valga la redundancia, por una Corona Real.

El escudo de Almería actual tiene una corona real en lo alto. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.
En el edificio del Ayuntamiento, el escudo tiene una corona cívica o almenada. ¿Cuáles son las razones del cambio?. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En la Plaza Vieja se encuentra el Ayuntamiento de Almería, y en la fachada encontramos esculpido el escudo de la ciudad, pero en esta ocasión la corona no es la real, si no que se trata de una corona almenada, algo que vuelve a repetirse en el escudo de la Diputación Provincial el la esquina de las calles Reyes Católicos y Méndez Núñez. También en algunas bocas de riego y tapas de alcantarillado encontramos el mismo escudo con la corona cívica en la parte superior, ¿son todos de época republicana?, o por el contrario este era el escudo original, al igual que otros de la provincia que presentan la corona cívica o almenada, ¿pudo el escudo modificarse tras la guerra?. No sabemos la respuesta a estas interrogantes, al igual que con los fortines agradeceríamos a nuestros lectores toda la información que nos puedan aportar sobre este curioso hecho.

En la fachada de la Diputación provincial, así como en algunas tapas de registros y alcantarillado, también encontramos la corona cívica sobre el escudo de la ciudad. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

LOS MODERNOS PIRATAS


Abríamos esta crónica hablando de las fortificaciones que nos podemos encontrar a lo largo de la costa almeriense, construidas para protegerla de las incursiones de los piratas. Hace ya mucho tiempo que los piratas desaparecieron, los piratas del mar me refiero, ya que en la actualidad la costa se encuentra bajo la constante amenaza de otros piratas, tan peligrosos como aquellos, carentes de cualquier escrúpulo, y que al igual que los piratas de antaño tienen como principal objetivo la consecución del botín independientemente de los medios que tengan que utilizar para ello (con lo de botín no me estoy refiriendo a nadie en particular, no piensen ustedes mal).

En la playa del Algarrobico, un lugar privilegiado que se había mantenido prácticamente intacto hasta nuestros días, se ha construido un megahotel de 20 plantas. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

Estos modernos piratas actúan muchas veces en connivencia con las autoridades, gozando en muchas ocasiones de total impunidad para perpetrar sus promociones y proyectos. Almería se incorporó un poco tarde, afortunadamente, al tren del turismo, y en muchas zonas de su costa todavía no encontramos grandes aberraciones urbanísticas (por ahora). Un claro ejemplo es el Parque Natural del Cabo de Gata-Nijar, una maravilla que todavía se conserva igual que hace muchos años. Sin embargo el apetito inmobiliario es insaciable y sus tentáculos se expanden inexorables por el litoral.

Un claro ejemplo lo tenemos en el engendro de El Algarrobico, un macro hotel de 20 plantas construido sobre una excepcional playa virgen ya dentro del parque natural, perteneciente al municipio de Carboneras. Esta playa ya se hizo mundialmente famosa hace ahora 50 años, al rodarse aquí algunas de las escenas más célebres de la película Lawrence de Arabia.

La playa del Algarrobico fue uno de los escenarios almerienses donde se rodó hace ahora 50 años la ya mítica película Lawrence de Arabia, en concreto aquí se recreó la ciudad de Acqaba. Eso si, al terminar el rodaje, desmontaron todo y lo dejaron como estaba. Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En la actualidad El Algarrobico vuelve a estar de actualidad debido a la construcción del hotel. Tras varios años de litigios y procesos judiciales, finalmente el Tribunal Supremo sentenciaba este mismo año que el edificio fuera demolido y el espacio que ocupa fuera restaurado a su estado original, pero a día de hoy todo parece permanecer en un preocupante estado de “stand by” que nos hace temer lo peor, es decir, que el monstruo de ladrillo permanecerá en el lugar que hoy ocupa. Esperemos equivocarnos.

Hace pocas fechas el Tribunal Supremo daba la razón a los colectivos ecologistas y conservacionistas que llevaban pleiteando varios años contra la constructora y finalmente el hotel habrá de ser demolido, ¿veremos cumplir la sentencia algún día?. (FOTO JAZ). Haga clic sobre la imagen para verla ampliada.

En una de las excursiones por la zona, hablando con un paisano, me facilitó algunos datos de interés que no me puedo resistir a traer a estas páginas para que ustedes los conozcan. El promotor de este engendro de cemento es José Domingo Rodríguez Losada un promotor dueño de las inmobiliarias Azata y Azata del Sol, que ha trabajado mucho la zona de Marbella y Estepona, así como en la mayoría de municipios madrileños de lo que se conoce como el “Cinturón de la Gurtel”: Majadahonda, Pozuelo de Alarcón, Aravaca, Las Rozas y Boadilla del Monte. Este empresario de éxito casó a una de sus hijas con una de las promesas del PP madrileño, Juan José Güemes, delfín durante un tiempo de la dimisionaria Esperanza Agurirre, Condesa de Murillo, hasta que inesperadamente el delfín abandonó la política alegando motivos personales, aunque siempre habrá malpensados que piensen otra cosa y digan que le obligaron a abandonar ya que empezaba a desprender cierto tufillo. Cuando Güemes se cortó la coleta en política, ya se había divorciado de la hija del constructor y se había casado con una parlamentaria de gran proyección, eminente ideologa y que destaca por sus eminentes cualidades oratorias: Andreita Fabra, autora ella solita del famoso “¡¡QUE SE JODAN!!”. Andrea Fabra, es hija a su vez de Carlos Fabra, ese señor que tiene tanta suerte con la lotería, inaugura aeropuertos sin aviones, y al que es más difícil meter en un juzgado que a un camello por el ojo de una aguja. Pero volvamos a Losada, un empresario tan querido en algunos municipios y que ha hecho tanto por ellos, que incluso el alcalde de Pozuelo de Alarcón, el popular Jesús Sepúlveda, en agradecimiento acabaría poniendo el nombre de la hija de Rodríguez Losada, la primera mujer de Güemes, a una plaza del municipio madrileño, según recoge Carmen Rigalt en un artículo publicado en El Mundo de título “La Cosa Nostra”. El alcalde Jesús Sepúlveda tuvo que dimitir y está a la espera de juicio, salpicado hasta las cejas por la investigación de la Gurtel, recordarán ustedes que a este personaje era al que le aparecían jaguares (coches muy caros, no gatos grandes con lunares) en el garaje de su casa como por arte de magia sin que su esposa se percatara del fenómeno. Su esposa, que en aquel preciso momento, casualmente, era ni más ni menos que Ana Mato, actual ministra de Sanidad del gobierno de Mariano Rajoy. Ya ven ustedes que cúmulo de casualidades, de El Algarrobico al Medicamentazo, si está claro que el mundo es un pañuelo, y seguramente podríamos seguir hilvanando más casualidades entre el mundo de la política y el ladrillo, pero lo nuestro es la guerracivilmaquia y nos debemos a nuestros lectores, dejemos estas menudencias para publicaciones más versadas en estos temas.

LOS VIDEOS DE SOL Y MOSCAS


No podíamos terminar esta entrada sobre Almería sin rendir tributo a un almeriense universal, un mito viviente, un genio de la canción, un Dios del Olimpo que ha bajado a vivir con nosotros, el rey de la copla. Nos estamos refiriendo queridos lectores al inigualable, al inimitable, al grande entre los grandes Manolo Escobar (Seguro que algún despistado ha pensado en David Bisbal). Interprete de aquellas canciones de la infancia que ya son auténticos himnos, como “mi Carro”, “el Porompompero”, “que viva España”, “ay Caridad”, y otros muchos más, sin olvidar sus inigualables pasodobles y esa canción sublime que no podíamos dejar de mencionar en esta modesta publicación de tendidos y andanadas como es “la Minifalda”. Somos de los que piensan que a Manolo Escobar no se le han reconocido sus indudables méritos, muchos en su ignorancia lo han encasillado en una época, o asociado a un régimen, pero Manolo Escobar es atemporal, y si se limitaran a escuchar sus canciones sin falsos perjuicios, tal vez pensarían que este artista se merece cuando menos un homenaje al mes.

Les dejamos un vídeo al compás de otro de los himnos con los que este hombre nos ha alegrado, una canción dedicada a su tierra, a Almería, y que lleva por título ¡¡Viva Almería!!. Conecten los altavoces y a disfrutar de las imágenes, cortesía de FOTO JAZ, y sobre todo de la música, cortesía del gran Manolo Escobar.



Florentino Areneros.


INDICES ANTERIORES

Pueden encontrar los índices de años anteriores haciendo clic en:

INDICE 2012

INDICE 2011

INDICE 2010

13 comentarios:

  1. Estimado D. Florentino:
    Muchas gracias por el baño de fortines, fortalezas (casualmente coincidiendo algunos en el mismo espacio, hay puntos estratégicos que lo son en todos los momentos históricos), monumentos, escudos, ecología y patrimonio en general.
    He descubierto en su crónica a la Sierra de Almagrera (“rica en minerales”). Los canteros de granito utilizan el “almagre” (elemento arcilloso natural muy rico en ox. de hierro) para marcar las líneas por donde deben cortar y labrar el granito. También lo llaman “mazarrón” (nombre de la localidad murciana próxima situada más al norte). Imagino que esta zona debe ser rica en este elemento y de ahí estos nombres. El almagre también se ha utilizado en pinturas, en cerámica, y me temo que en “los vítores” que vemos en las paredes monumentales de Salamanca, en las pinturas rupestres …
    Como siempre, un placer poder disfrutar de sus crónicas.
    Un cordial saludo

    R. CAPA

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario Capa.

    Como siempre no se le escapa a usted detalle y de paso nos regala otra clase magistral de conocimientos varios. Desconocía la existencia del término almagre y su relación con la cantería y sus muchas utilidades, así como su posible relación con la Sierra Almagrera o Mazarrón. En Mazarrón y alrededores también podemos encontrar muchas minas abandonadas.

    He consultado el diccionario de la RAE y “almagre” viene de “almagra”, que a su vez viene del árabe y significa “tierra roja”, nuevamente la presencia árabe en nuestro idioma, en nuestra cultura. Lo que no sé es si el término Almagrera viene de que era rica en almagre o por que fuera de “tierras rojas”. Curioso también el término “almagrar”, que evidentemente significa “teñir de almagre”, pero que también tenía otro sigificado ya en desuso: “Entre rufianes y valentones, herir o lastimar de suerte que corra sangre.”

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estimado D. Florentino:
    Abusando de su generosidad, precioso el origen árabe de “almagre”. Nuestra cultura no deja de ser un batí-burrillo de todos los pueblos que pisaron esta piel de toro. De ahí su riqueza.
    Almagre = tierra roja = óxido de hierro = rojo
    En Namibia, las mujeres de la tribu himba se cubren su cuerpo y su cabello con una crema hecha de manteca y piedra roja machacada (óx. de hierro = almagre) para protegerse del sol y de los parásitos.
    En su vídeo se pueden apreciar los polémicos mechinales, que no troneras, tanto en la alcazaba como en Los Millares. Mechinales donde se apoyaron los andamios o bien para alojar los las maderas que sujetaban los tableros en los encofrados de “cal y canto”.
    Impresionantes los refugios.
    Ya nos contará el origen de los fortines cuando saque conclusiones.
    Un cordial saludo

    R. CAPA

    ResponderEliminar
  4. Estimado D. Florentino:

    Ya que solicita información sobre fortalezas en la costa almeriense, he de comentarle la existencia de un castillo semiderruido en las proximidades de la localidad de Las Negras. Más concretamente en la cala de San Pedro.
    El acceso terrestre consiste en una marcha de cerca de una hora desde la citada localidad hacia el norte; dirección Aguamarga (Mesa de Roldán). O sino, en embarcación desde cualquiera de las dos poblaciones citadas.
    Hasta hace poco estaba habitada por okupas y hippy-pijos. Tengo entendido que en el verano del 2012 han sido desalojados.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Carlos por su comentario y por la información.

    Desconocía la existencia de ese castillo, este verano tenía intención de repetir en Almería, si al final lo hago intentaré acercarme hasta esa localidad.

    Muchas gracias y un saludo.
    Florentino Areneros.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Florentino:Viendo su enriquecedor Blog,he podido disfrutar de su lectura y de paso recordar con cariño y nostalgia, la tierra de mis queridos padres.Cada año suelo ir a la luminosa Almería, y voy a ver el monumento a LOS COLORAOS y a la estatua de un gran sabio y humanista D. Nicolás Salmerón y Alonso.Le recomiendo también la visita a los pueblos de la Alpujarra almeriense, donde Alhama de Salmerón es la puerta de entrada.Juan Goytisolo Gay,un escritor comprometido y defensor a ultranza de los que sufren los abusoa de los poderosos. Con sus libros Campos de Nijar y La Chanca, ha sido la persona que más ha luchado por denunciar las injusticias, que en su día se cometieron con una tierra olvidada de todos los poderes.Por suerte, hoy ha cambiado casi todo y para bien, ya que los almerienses han trabajado siempre y duro, contra todas las adversidades.
    Gracias otra vez por toda la labor de divulgación histórica y por su dedicación.Reciba un saludo solidario de este nadorense agradecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nadorense por sus generosas palabras.

      El pasado fin de semana regresé de Almería y trataré si encuentro tiempo de hacer otra crónica con algunas cosas que he visto, como el homenaje a los Colorados. Visité también algunos pueblos de la Alpujarra como Enix y Fenix.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Buenas tardes en este 11 de Setiembre, aniversario de la muerte de un hombre de los pies a la cabeza.Salvador Allende Gossens,médico y presidente.Mandado asesinar por los imperialistas y rematado con la ayuda de Pinochet y los suyos.Así acaban los idealistas cuando plantan cara a los poderosos, por defender al pueblo.Florentino,me ha alegrado la tarde.Ya que mi querida abuela materna, era natural de Enix y un tío trabajó durante años en un cortijo.Otra vez visite un pueblecito cercano, que es una pedanía de Enix,llamado Marchal de Antón López,en el nació mi querida madre y está enterrada junto mi querido padre en el cementerio entre cipreses y geranios rojos.Estos lugares fueron asentamientos moriscos y fueron masacrados por el Marques de Los Vélez.Ya veo que ha visitado Felix. Cerca también se encuentra otro bonito pueblo llamado Vícar.En este nació mi buen padre.
    Así que gracias y siga caminando, a la par que nos enriquece con sus relatos, anécdotas y experiencias. Un saludo emocionado

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, Allende y su muerte siguen siendo todo un símbolo para muchos. Ya han pasado 40 años, parece mentira como pasa el tiempo y como se olvidan algunas cosas, ahora vemos al Presidente de USA rasgándose las vestiduras por las masacres de un dictador y no hace tanto tiempo era ese mismo país el que ponía dictadores que perpetraban masacres. Vivir para ver.

    Me gustó mucho la zona de Enix y Felix, el contraste con la zona de playa donde me encontraba es brutal en poco más de 10 kilómetros, sin embargo no pasé por Vicar y ahora tras su comentario lo lamento.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Buenas tardes, y gracias por el trabajo del blog, que es muy interesante.

    Comentar sobre la razón de la corona almenada en los escudos de la ciudad que, a pesar de que la bandera de Almería luzca una corona real sobre el escudo, se trata de la bandera de la capital, no la de la provincia. La heráldica del escudo provincial mantiene una corona mural (almenada). Ese podría ser el motivo de que la corona del escudo del Obispado (por la diócesis) y la de la Diputación (por la provincia) sea almenada.

    El escudo provincial es cuartelado con los nueve partidos judiciales (Berja, Canjáyar, Cuevas de Almanzora, Gérgal, Huércal-Overa, Purchena, Sorbas, Vera y Vélez-Rubio y, en el centro, el de la capital, con la Cruz de Génova y la bordura con los símbolos de Castilla, León, Navarra y Granada, timbrado todo con corona mural y aprobado por la Diputación en 1925.

    La corona mural era la tradicional de Reino de Castilla, y tuvo su origen en la corona dorada que se otorgaba al soldado que escalaba primero el muro para colocar el estandarte al invadir una ciudad amurallada, aunque fue también la que se utilizó para reemplazar la corona real durante la I y II República.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sofía por su comentario y por visitar el blog.

      Me llamó mucho la atención el hecho de que en el mismo escudo de la ciudad una veces apareciera la corona mural (en el Ayuntamiento por ejemplo, o en algunas alcantarillas antiguas) y con la corona real en la publicidad institucional actual del Ayuntamiento por ejemplo, que se podía ver en marquesinas y carteles. El escudo de la Diputación es diferente como bien indica usted, sin embargo en la foto de la fachada de la Diputación Provincial (¿calle García Alix?) lo que aparece es nuevamente el escudo de la ciudad de Almería, y no el de los nueve partidos. Un poco confuso todo, hay algo que no me acaba de cuadrar.

      Por cierto, este verano estuve nuevamente en Almería y vi que la fachada del Obispado estaba cubierta por una lona. Espero que respeten el escudo.

      Un cordial saludo.


      Eliminar
  10. Muy interesante su blog.
    Simplemente comentar que al sur de San Juan de los Terreros, antes de llegar a la pedanía de El Pozo del Esparto, existe lo que creo que es otro fortín como los que describe en este post.
    Muchas gracias por su trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario César y también por la información.

      Es una zona que no he visitado, tengo pendiente ir a ver lo que parece un fortín a media ladera en uno de los montes al sur de Calabardina, no sé si será ya provincia de Almería. Desde ahí hasta San Juan no lo he visitado, y de San Juan a Pozo del Esparto tampoco, suelo moverme por la carretera que va por el interior. Si me puede facilitar algún dato más (sobre plano o indicaciones), o como acceder hasta él, intentaré acercarme este verano cuando vuelva por la zona.

      Saludos y gracias de nuevo.

      Eliminar