jueves, 12 de junio de 2014

EL ENCASTE


Durante la guerra y una vez terminada esta un grupo de doctores, capitaneados por Antonio Vallejo Nájera, realizarían diferentes experimentos con presos republicanos para tratar de probar la existencia del “gen rojo” y la inferioridad racial de los adeptos al marxismo. En la imagen, presos republicabos formados en el penal de Ocaña. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

EL ENCASTE

«Nuestras esperanzas de justicia no quedarán defraudadas ni tampoco impunes los crímenes perpetrados, lo mismo los morales que los materiales. Inductores y asesinos sufrirán las penas merecidas, la de muerte la más llevadera. Unos padecerán emigración perpetua, lejos de la Madre Patria, a la que no supieron amar, a la que quisieron vender, a la que no pueden olvidar, porque también los hijos descastados añoran el calor materno. Otros perderán la libertad, gemirán durante años en prisiones, purgando sus delitos, en trabajos forzados, para ganarse el pan, y legarán a sus hijos un nombre infame: los que traicionan a la Patria no pueden legar a la descendencia apellidos honrados. Otros sufrirán el menosprecio social, aunque la justicia social no los perdonará, y experimentarán el horror de las gentes, que verán sus manos teñidas de sangre»

Antonio Vallejo Nájera



Si un político de la actualidad escribiera: «Ya en épocas remotas -existen en este sentido textos del siglo VI antes de Jesucristo- se afirmaba como verdad indiscutible, que la estirpe determina al hombre, tanto en lo físico como en lo psíquico. Y estos conocimientos que el hombre tenía intuitivamente -era un hecho objetivo que los hijos de “buena estirpe” superaban a los demás- han sido confirmados más adelante por la ciencia» y más adelante continuara escribiendo «…ya nadie pone en tela de juicio que el hombre es esencialmente desigual. No solo desde el momento del nacimiento sino desde el propio de la fecundación (…) El hombre después, en cierta manera nace predestinado para lo que habrá de ser. La desigualdad natural de hombre viene descrita en el código genético» seguramente pensaríamos que estamos ante la opinión de un político del Frente Nacional francés, o algún partido de corte similar, pero lo más sorprendente de todo es que estas palabras fueron escritas ni más ni menos que por Mariano Rajoy Brey, el actual presidente del Gobierno de España siendo diputado de Alianza Popular en el Parlamento Gallego y publicadas en el Faro de Vigo el 4 de marzo de 1983. Estas sorprendentes afirmaciones podrían haber sido asumidas perfectamente por el militar y médico español Antonio Vallejo Nájera cincuenta años antes.

El Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, escribió hace unos años un artículo en el que defendía la desigualdad biológica entre los humanos y la supremacía de los hijos de “buena estirpe”. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Antonio Vallejo Nájera nació en Paredes de Nava (Palencia) en 1889. Se licenciaría en medicina en Valladolid en 1909, ingresando posteriormente en el cuerpo de Sanidad Militar. Desarrolla su actividad en el ejército, recibiendo varias condecoraciones por su labor. En 1917 es nombrado Agregado de la Embajada de España en Berlín como miembro de la comisión militar que debía inspeccionar los campos de prisioneros de guerra, lo que le hará acreedor de diversas condecoraciones y reconocimientos por diferentes países. Será en Alemania donde Vallejo Nájera entre en contacto con la psiquiatría, así como con diferentes doctores que influirán notablemente en sus trabajos posteriores. De regreso a España Vallejo Nájera pasará por diferentes puestos, entre ellos el de director del manicomio de Ciempozuelos en 1930. Al llegar la República en 1931 se sitúa entre los círculos monárquicos cercanos a la revista Acción Española, donde publicaría algunos artículos. En abril de1934, durante lo que fue conocido como el Bienio Negro, sería nombrado consejero del recién creado Consejo Nacional de Sanidad y Asistencia Pública, y el 4 de mayo de ese mismo año, durante la Semana Nacional de Higiene Mental pronunciaría una conferencia de título "La higiene mental de la raza".

Poco antes de iniciarse la guerra Vallejo Nájera estaba a punto de publicar un libro de título “Programa de Higiene Racial”, el estallido de la contienda frustra el proyecto y tiene que esperar hasta 1937 para verlo publicado, esta vez con el título de “Eugenesia de la Hispanidad”. En el prólogo escribiría: «Escribimos la presente monografía abrumados por un medio ambiente que justificaba el descorazonamiento y desesperanza reflejados en el prólogo. Al abandonar nuestro hogar, el 18 de julio, para incorporarnos al glorioso Movimiento Nacional, yacían en la mesa de trabajo las galeradas que hoy recuperamos, gracias a la diligencia del editor. Experimentamos idéntica alegría que el padre que encuentra al hijo perdido durante unos meses y apresúrase a mostrarlo a los amigos, aunque sea raquítico y deforme, por parecerle hermoso y dotado de altas cualidades estéticas».

Durante la Guerra Civil el ya coronel Vallejo-Nájera dirigió los Servicios Psiquiátricos del Ejército franquista y persuadió a Franco para crear el Gabinete de Investigación Psicológicas del Ejército un organismo inspirado en el Ahnenerbe (Instituto de Investigación y Estudio de la Herencia Ancestral Alemana), creado en 1935 en la Alemania nazi por Heinrich Himmler. Pese al paralelismo de ambos proyectos, el nazi y el franquista, Vallejo Nájera se encontraba con un serio contratiempo: en un país como España, crisol de culturas y pueblos a lo largo de los tiempos, no se podía hablar de una raza pura y superior como la raza aria de los alemanes. Un serio handicap que Vallejo resuelve de la siguiente manera: «No podemos los españoles hablar de pureza del genotipo racial, menos quizás que otros pueblos, pues las repetidas invasiones que ha experimentado la península han dejado sedimento de variadísimos genotipos. Mezclados los antiguos iberos con griegos y latinos, han sufrido las invasiones africanas, las infiltraciones judía, germana, gala e incluso nórdica, de manera que más que de una raza trátase de un pueblo sometido a muchas influencias civilizadoras y cruces de genotipos.

Una instantánea de Heinrich Himmler en el aeropuerto de El Prat de Barcelona, durante su visita a España en 1940. El jerarca alemán había creado en 1935 la Ahnenerbe (Instituto de Investigación y Estudio de la Herencia Ancestral Alemana), en la que se inspiraría Vallejo Nájera para crear el Gabinete de Investigación Psicológicas del Ejército. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

En la raza ibérica no existe unidad en el biotipo, y así el vasco nos ofrece una figura corporal, un temperamento y un carácter que le hacen muy distinto del andaluz, del catalán, del gallego y del castellano. Pero la raza ha rebasado los límites territoriales y ha poblado o repoblado muchas naciones americanas, infundiéndoles no solamente caracteres biológicos, sino ideas, hábitos, idioma, religión y cultura, de manera que el argentino, el peruano, el chileno, el mejicano, ofrecen tales semejanzas con el castellano, por ejemplo, que podemos hablar de unidad racial. Empero repetimos que no hemos de dar importancia ni al ángulo facial ni al color de la piel, porque lo que llamamos raza no está constituido exclusivamente por las características biológicas que pueden transmitirse al través del plasma germinal, sino por aquellas que son luz del espíritu, como el pensamiento y el idioma». A su vez Vallejo Nájera apuntala dos conceptos tan queridos por el franquismo como son la raza y la patria: «La esencia de la raza radica en el patriotismo. No puede existir Raza mientras no haya Patria: habrá «población», pueblo, conjunto de habitantes de un territorio, sin características psicológicas propias que eleven y extiendan su pensamiento, y con ello su influencia, por todo el universo». Entre las características que definían a la raza hispánica destacaban «un masculinismo, un canto a la fuerza física y un profundo nacionalismo y catolicismo», pudiendo establecerse que «La verdadera raza española es la hispano-romano-gótica, proveniente de tres troncos raciales: el ibérico, el latino y el gótico, empero fusionados los referidos troncos antropológicos por la consistente amalgama del pensamiento católico, resulto la raza de reconquistadores que durante ocho siglos pugnaron por la expulsión de los invasores musulmanes del solar patrio. El nexo de unión patriótico de los españoles ha de ser el espíritu colectivo que nos fusiona en Dios, en España y en el Caudillo». Sin embargo, la Raza estaba en peligro, la democracia aplebeyada habría causado estragos en la pureza de esa inigualable raza española: «Mientras subsistieron los hidalgos, templo de la caballerosidad, redoma continente de esencias y virtudes patrióticas, contaba la raza con una fuerza de reserva. Absorbidos los restos de la pequeña nobleza por la burguesía engendrada por una democracia aplebeyada, el instinto de adquisitividad hipertrofiábase en perjuicio de cualidades ancestrales excelsas. El fenotipo amojamado, anguloso, sobrio, casto, austero, transformábase en otro redondeado, ventrudo, sensual, versátil y arrivista, hoy predominante. Tiene tan estrecha relación la figura corporal con la psicología del individuo, que hemos de entristecernos de la pululación de Sanchos y penuria de Quijotes».

El doctor Antonio Vallejo Nájera inspirador y creador del Gabinete de Investigación Psicológicas del Ejército. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

El 24 de agosto de 1938 Antonio Vallejo Nájera recibiría en Burgos un telegrama remitido por el propio Franco: «En contestación a su escrito del 10 del actual proponiendo la creación de un Gabinete de Investigaciones Psicológicas cuya finalidad primordial será investigar las raíces psicofísicas del marxismo, manifiesto que de conformidad con su mencionada propuesta, autorizo la creación del mismo». El principal objetivo del Gabinete de Investigación Psicológicas del Ejército sería demostrar que el marxismo tenía su origen en una tara mental, Vallejo Nájera por medio de sus investigaciones quería encontrar el origen de la malformación biopsiquica que conducía a determinadas personas hacia el marxismo, es decir, se proponía descubrir el maléfico “gen rojo”.

Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

Sus investigaciones se centrarían en grupos seleccionados entre los innumerables prisioneros que abarrotaban las cárceles y campos de concentración franquistas. Se estudiaría a miembros de las Brigadas Internacionales, 257 en total, presos en el campo de concentración de San Pedro de Cárdeña en Burgos, también a un grupo de 50 reclusas de la cárcel de Málaga. Otro grupo objeto de estudio serían los varones encarcelados por sus actividades políticas, y por último grupos de reclusos nacionalistas vascos y catalanes. Estos presos nacionalistas despertaban un gran interés entre los encargados de realizar la investigación, ya que los vascos eran «sujetos de un curioso fenómeno de fanatismo político unido a un fanatismo religioso, enemigos de España» y los catalanes porque en ellos «se une el fanatismo marxista y el antiespañol». En estas investigaciones colaborarían miembros de la Gestapo Alemana, que seguían con sumo interés los trabajos del doctor Vallejo Nájera, constituyendo estos estudios un excepcional “laboratorio” que les serviría de base para sus perversos trabajos durante la II Guerra Mundial. Testimonios de presos supervivientes confirmaron posteriormente la presencia de estos miembros de la Gestapo «que tomaban mediciones antropométricas e interrogaban a los prisioneros», así como de científicos alemanes que realizaban diferentes pruebas y test a los reclusos.

En este interesante documental podemos observar como era la vida en el campo de concentración de San Pedro de Cárdena Burgos, donde se enviaban a los prisioneros de las Brigadas Internacionales capturados en los campos de batalla. Los brigadistas fueron objeto de profundo estudio por parte de Vallejo Nájera y de miembros de las SS alemanas. (Haga clic sobre la imagen para ver el vídeo completo en otra pantalla).

La principal conclusión de estas investigaciones era contundente: «el marxismo español se nutre de las personas menos inteligentes de la sociedad». Quedaba demostrado que existía una «alta incidencia del fanatismo marxista en los inferiores mentales» así como «la presencia de psicópatas antisociales en las masas marxistas». Para Vallejo, el «imbécil social incluía a esa multitud de seres incultos, torpes, sugestionables, carentes de espontaneidad e iniciativa, que contribuyen a formar parte de la masa gregaria de las gentes anónimas». Los resultados de este trabajo confirmaban una de las hipótesis del doctor vallejo Nájera planteadas al iniciar el estudio: «La inferioridad mental de los partidarios de la igualdad social y política o desafectos».

Para los autores del estudio quedaba claro que «los marxistas aspiran al comunismo y a la igualdad de clases a causa de su inferioridad, de la que seguramente tienen conciencia. Y por ello se consideran incapaces de prosperar mediante el trabajo y el esfuerzo personal. Si se quiere la igualdad de clases no es por el afán de superarse, sino de que desciendan a su nivel aquellos que poseen un puesto social destacado, sea adquirido o heredado». Pero el marxista, ¿nace o se hace?. Vallejo Nájera y sus colaboradores concluían que la debilidades biopsiquicas de determinados individuos constituían el sustrato sobre el que acababan arraigando las doctrinas marxistas, que llegaban hasta ellos por diferentes medios: «Acaso sea la conclusión más aprovechable de nuestro trabajo, desde el punto de vista de la educación del pueblo, el elevado porcentaje de marxistas que deben sus creencias a la Prensa revolucionaria, coligiéndose la decisiva influencia de la prensa diaria y del cinematógrafo sobre las gentes de mediana o inferior inteligencia».

Las conclusiones de los trabajos de Vallejo Nájera son estremecedoras, aunque bien es cierto que algunas pueden provocar directamente hilaridad. Creo que con lo comentado hasta ahora en esta crónica podemos hacernos una idea de la mentalidad de este siniestro personaje, pero nos gustaría dedicar un poco más de atención a lo que en este trabajo se afirmaba sobre las mujeres. Como hemos comentado anteriormente entre los presos seleccionados para la realización de este estudio se encontraban 50 mujeres presas en la cárcel de Málaga. El resultado de aquellas investigaciones fue publicado en la Revista Española de Medicina y Cirugía en Mayo de 1939 bajo el inquietante título “Psiquismo del Fanatismo Marxista. Investigaciones Psicológicas en Marxistas Femeninos Delincuentes”. Las tesis que se extrajeron de aquel trabajo fueron las siguientes:

A) La mujer roja y la mujer en general tienen rasgos físicos y psíquicos de extraordinaria inferioridad en relación al hombre.
B) El marxismo y la revolución unidos a la mujer deben de ser tratados “médicamente”, no políticamente.
C) Estos, aplicados al “caso” malagueño hacen de la mujer roja un ser degenerado, lleno de ferocidad y rasgos criminales.


Dos imágenes de una procesión celebrada el día del Corpus Christi en la madrileña prisión de Ventas en junio de 1939 a las pocas semanas de terminar la guerra. En la imagen inferior podemos contemplar las expresiones de angustia en los rostros de las mujeres. Muchas ellas serían condenadas a muerte, como fue el caso de las Trece Rosas. En agosto de este año se cumplirá el 75 aniversario de aquellas ejecuciones. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Las mujeres seleccionadas para este estudio cumplían diferentes penas, 33 estaban condenadas a muerte, 10 a reclusión perpetua y 7 a penas de entre 12 y 20 años, aunque en el estudio se resaltaba que “la magnanimidad del Caudillo ha conmutado las penas de muerte por las de reclusión perpetua en todos los casos que estudiamos”. Los motivos más graves de condena eran los siguientes: 14 habían sido condenadas por “participación en los crímenes”, 5 por “Necrofagia”, 8 por “Militantes”, 7 por “Denuncias” y 16 por “Actuación Libertaria”. Destacar así mismo que de todas ellas 23 eran analfabetas y 17 tenían un grado de cultura bajo, según se indica en el estudio por sus autores.

La consideración hacia la mujer en este trabajo era contundente: «Recuérdese para comprender la activísima participación del sexo femenino en la revolución marxista su característica labilidad psíquica, la debilidad del equilibrio mental, la menor resistencia a las influencias ambientales, la inseguridad del control sobre la personalidad y la tendencia a la impulsividad, cualidades psicológicas que en circunstancias excepcionales acarrean anormalidades en la conducta social y sumen al individuo en estados psicopatológicos... Si la mujer es habitualmente de carácter apacible, dulce y bondadoso débese a los frenos que obran sobre ella; pero como el psiquismo femenino tiene muchos puntos de contacto con el infantil y el animal, cuando desaparecen los frenos que contienen socialmente a la mujer y se liberan las inhibiciones frenatrices de las impulsiones instintivas, entonces despiértase en el sexo femenino el instinto de crueldad y rebasa todas las posibilidades imaginadas, precisamente por faltarle las inhibiciones inteligentes y lógicas...
Suele observarse que las mujeres lanzadas a la política no lo hacen arrastradas por sus ideas, sino por sus sentimientos, que alcanzan proporciones inmoderadas o incluso patológicas debido a la irritabilidad propia de la personalidad femenina ( ) Además, en las revueltas políticas tienen la ocasión de satisfacer sus apetencias sexuales latentes»
.

Las conclusiones de Vallejo Nájera sobre la mujer “roja” eran demoledoras y humillantes, aunque tampoco se podrían mostrar muy alegres las mujeres “no rojas” con la opinión de Vallejo sobre la mujer en general, que destilaba misoginia por los cuatro costados. Si los marxistas eran ya de por si débiles mentales, seres con serias taras biopsiquicas, la mujer que abrazaba esta ideología ocupaba todavía un escalón inferior, la expresión suprema de hasta donde podía llegar la degeneración de la raza. La consideración de la mujer era tan baja, que al contrario de lo ocurrido con los presos, a estas ni se les realizaron estudios antropológicos ni mediciones biométricas, para Vallejo Nájera no hacia falta realizar un estudio «antropológico del sujeto, necesario para establecer las relaciones entre la figura corporal y el temperamento, que en el sexo femenino carece de finalidad, por la impureza de sus contornos».

Durante la guerra y una vez terminada esta, muchas mujeres republicanas serían vejadas y humilladas, otras encarceladas y muchas asesinadas. En la imagen vemos a tres mujeres de La Peña en el Alto Aragón, esposas de sindicalistas de la CNT. Tras entrar las tropas franquistas en el pueblo, serían rapadas, marcadas con cruces y humilladas públicamente. Sus casas fueron incendiadas. Tras conseguir fugarse, llegarían hasta las líneas republicanas tras pasar varios días vagando por el monte acompañadas de sus hijos. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Las conclusiones de este trabajo servirían como sustrato al naciente régimen franquista para cimentar sus política de exterminio del enemigo político, así como para aplicar sus formulas dedicadas a la “mejora de la raza”, para realizar una eugenesia en la sociedad española, favoreciendo la reproducción de los mejor dotados física y mentalmente, e impidiendo que los inferiores puedan perpetuar sus defectos en su descendencia: «Racionalmente suponemos que el mejor medio de impedir la degeneración de la raza será multiplicar los selectos y dejar que perezcan los débiles, para que no predominen en la masa de población. Si mejoramos los inferiores, si los colocamos en condiciones favorables de subsistencia, perjudicaremos a los selectos, cuyas ideas e inventos serán aprovechados por los degradados y mediocres, que, nutriéndose a expensas de la actividad vital de los fuertes, terminan por dejarlos exhaustos». Si tal y como entendían Vallejo Nájera y sus colaboradores, el “gen rojo” se desarrollaba mejor en determinados ambientes como hemos visto, una buena solución podría ser apartar a los niños de estos “ambientes nocivos”, para educarlos de manera adecuada y de esta forma evitar el desarrollo del maligno gen: «Las íntimas relaciones entre marxismo e inferioridad mental ya las habíamos expuesto anteriormente. La segregación de estos sujetos desde la infancia podría liberar a la sociedad de plaga tan terrible».

Tras estas terribles y perversas premisas muchos autores sitúan el origen de ese vergonzoso episodio de nuestra historia conocido como “los niños robados del franquismo”, que se prolongó desde el periodo de la guerra hasta después de la muerte del dictador, sin olvidar los miles de niños que fueron separados de sus familias para ser internados en los “hogares” del Auxilio Social. Según señala Paul Preston en su libro “Verdugos y represores. Los crímenes de Franco y de los franquistas” publicado en 2006, «La humillación social y la explotación de los vencidos se justificaban en términos religiosos como la expiación de sus pecados, pero también en términos socio darwinianos. En este sentido, ante la creencia de que los vencidos/as eran personas degeneradas, se les quitaban los hijos a sus madres, de manera que en las prisiones y campos de concentración el lema era no sólo someter los cuerpos, sino destruir las mentes, anular las voluntades e infligir el máximo dolor».

Iniciamos esta crónica recordando un artículo publicado por el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, y no queremos terminarla sin mostrar más inquietantes paralelismos entre lo vertido en aquel artículo y lo defendido en las teorías de Vallejo Nájera. Si este sostenía que «La perversidad de los regímenes democráticos favorecedores del resentimiento promociona a los fracasados sociales con políticas públicas, a diferencia de lo que sucede con los regímenes aristocráticos donde sólo triunfan socialmente los mejores», Mariano Rajoy escribía: « Por eso, todos los modelos, desde el comunismo radical hasta el socialismo atenuado, que predican la igualdad de riquezas (…) son radicalmente contrarias a la esencia misma del hombre, a su ser peculiar, a su afán de superación y progreso y por ello, aunque se llamen a sí mismos “modelos progresistas”, constituyen un claro atentado al progreso, porque contrarían y suprimen el natural instinto del hombre a desigualarse, que es el que ha enriquecido el mundo y elevado el nivel de vida de los pueblos, que la imposición de esa igualdad rebajaría a cotas mínimas al privar a los más hábiles, a los más capaces, a los más emprendedores…de esa iniciativa más provechosa para todos que la igualdad en la miseria, que es la única igualdad que hasta la fecha de hoy han logrado imponer….».

El artículo integro publicado en el faro de Vigo por Mariano Rajoy, por si alguien quiere disfrutarlo en todo su esplendor. (Haga clic sobre la imagen para verla ampliada).

Si inquietante es el artículo de Mariano Rajoy, más inquietante todavía es que en la actualidad se siga teniendo en consideración la obra y la figura del doctor Antonio Vallejo Nájera. Hace escasos días, el 27 de marzo de 2014, se celebraba en la Real Academia Nacional de Medicina una sesión científica conmemorativa con motivo de la Exposición “500 años de Sanidad Militar”. En el díptico entregado para la celebración de aquel evento (haga clic aquí para visualizar el díptico) y firmado por el coordinador de aquella sesión, el doctor Gonzalo Piédrola Angulo, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina, podíamos leer: «No es de extrañar, pues, que Académicos de la Real Academia Nacional de Medicina hayan sido, desde el primer presidente perpetuo, José Cervi, quien consta como “Protomédico general del Ejército”, hombres egregios que todavía resuenan en el eco de historia reciente como nuestro premio nobel Ramón y Cajal, García Tapia, Palanca, Juarros, Gómez Ulla, Vallejo Nájera o Piédrola Gil, ilustres en un batallón de ilustres. En su memoria, en tanto que Académicos y médicos militares, rendimos este justo homenaje». No sabemos si por error se refiere al hijo de Antonio Vallejo Nájera de nombre Juan Antonio Vallejo Nágera (se cambió la j por la g en el apellido), psiquiatra también como su padre y escritor. Si no se trata de un error no estaría de más una rectificación o aclaración por parte del firmante y de la propia Academia. No es de recibo que personas que están detrás de las perversas teorías que hemos conocido en esta crónica, reciban en la actualidad el homenaje de organismos públicos. Algo inconcebible en cualquier país de nuestro entorno, pero que de manera inquietante se produce con cierta frecuencia en España, ¿seremos portadores los españoles de un gen especial?.

Florentino Areneros.

16 comentarios:

  1. Estimado Florentino:
    Se ponen los pelos de punta leyendo su crónica.
    La ceguera fanática revestida de ciencia puesta al servicio del fascismo mas recalcitrante.
    Los pensamientos de D. Mariano, también son para echarse a temblar.
    Gracias por ilustrarnos sobre este tema no siempre debidamente conocido.
    Un saludo

    R. CAPA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario amigo Capa.

      Realmente es un tema escalofriante y asombra que sea tan desconocido. Pero no menos preocupante es que todavía haya mucha gente que defiende conceptos similares en la actualidad, aunque disfrazados y maquillados, como es el caso de D- Mariano, o las recientes declaraciones de la señora Oriol.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Florentino: enhorabuena por este magnífico blog.En mi familia sufrimos bastante la represión franquista, ya que un hermano de mi madre fué fusilado,terminada la guerra civil, y una hermana condenada a 20 años, muriendo en la cárcel de Málaga de tuberculosis con 22 años, en 1943..Segúramente tuvo la desgracia de conocer al peligroso doctor ,Vállejo-Nájera, que lejos de preocuparse de las pésimas condiciones médicas de las presas, iba allí, a desarrollar sus teorías racistas, consideradas ahora una verguenza, y sin ningún rigor científico.Hay algún documento en internet sobre la Cárcel de Mujeres de Málaga("Mujeres malagueñas en la Represión franquista, a través de las fuentes escritas y orales" de Encarnación Barranquero Texeira) que nos exponen la dura realidad de las cárceles franquistas, nada que ver con el vídeo engañoso, para el NO-DO, que hemos visto arriba.He investigado sobre estos temas familiares algo,para limpiar la memoria de estas personas que murieron por la libertad y la legalidad.
      Un abrazo D.Florentino, y que sepa que coincido también con usted en El Pais.;)

      Eliminar
    3. Muchas gracias por su comentario y por visitar el blog.

      Tremenda su historia familiar, al igual que la de otras muchas familias en España tras la guerra. Conozco el trabajo que me indica y lo he utilizado para la crónica. Lo mismo le interesa este otro:

      dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/95165.pdf

      Me alegra saber que alguien me sigue también en El País.
      Un cordial saludo.
      Florentino Areneros.

      Eliminar
  2. Bueno, pues asumiré yo el oficio de abogado del diablo.

    Para estar bien puesto en antecedentes conviene leerse primero los artículos de la Wikipedia sobre Eugenesia (http://es.wikipedia.org/wiki/Eugenesia) y la Eugenesia en Estados Unidos (http://en.wikipedia.org/wiki/Eugenics_in_the_United_States). La eugenesia nació en las sociedades anglo-sajonas a finales del siglo 19 como evolución y continuación de las teorías de Darwin sobre la evolución de las especies. La eugenesia imperó en todo el mundo "civilizado" durante el primer tercio del siglo 20 y se usó por los nazis para justificar sus políticas raciales pero ni la inventaron ellos ni fueron exclusivamente de ellos.

    Pero sin llegar a esos extremos la eugenesia estaba bien extendida por todo el mundo desarrollado y duró hasta bien pasada la segunda guerra mundial, sobre todo en los países anglosajones donde la igualdad racial y los derechos civiles no llegaron legalmente hasta la década de 1970 y socialmente todavía sigue sin ser total.

    En Estados Unidos hubo experimentos médicos con negros que hoy consideramos inmorales (http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_Tuskegee)

    Lo de los niños robados en España tienen paralelos en casi todas las sociedades anglosajonas donde se quitaba niños a padres cuando se pensaba que era por el bien del niño y esto pasó mucho con tribus nativas.

    Hasta bien entrada la década de 1960 las mejores universidades americanas exigían a los nuevos estudiantes que posaran desnudos en lo que se llamaba "fotos de postura" y por 1995 surgió la revelación de que el presidente Bush había posado, como muchas otras personas célebres. (http://www.nytimes.com/1995/01/15/magazine/the-great-ivy-league-nude-posture-photo-scandal.html , http://www.thecrimson.com/article/1995/3/18/posing-for-posture-pbabs-an-american/ , http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Anthropometry_exhibit.jpg ) Durante décadas se les hacía a cada uno su ficha con foto donde se les clasificaba como "ectomorfo", "mesomorfo", "endomorfo", etc.

    De modo que vamos a no demonizar al régimen franquista por haber ido con la corriente de los tiempos. Conviene poner las cosas en su propio contexto histórico o corremos el riesgo de descartar toda la historia. Yo no tengo ni idea de qué méritos pudo tener o no tener Vallejo-Nájera pero el haber creído en la eugenesia le pone totalmente en línea con el pensamiento de la época en todo el mundo civilizado.

    Ahora nos es fácil condenar o mofarnos de la ignorancia de nuestros antepasados sin darnos cuenta de que las generaciones venideras se reirán igualmente de nosotros y nuestra ignorancia. Y si hay algo que suele sobrar en España es atraso e ignorancia. De modo que creo conviene un poco de modestia y comprensión histórica.

    Y sobre todo no usar defectos para atacar a los unos mientras les perdonamos los mismos defectos a los otros. La eugenesia de los países occidentales podía estar equivocada pero fue mucho menos dañina que el "marxismo científico" con sus gulags y campos de "reeducación".

    - - Continúa - -

    ResponderEliminar
  3. Con la revolución industrial y la mejora de los transportes y comunicaciones el estado, que hasta ese momento tenía un control muy tenue y distante, empieza a poder controlar todo más de cerca y este poder se empieza a considerar como algo bueno ya que puede "dirigir" y controlar la actividad humana en la dirección deseada y con los fines deseados. Incluso el marxismo decía tener una base "científica" y "demostraba" con el solo uso de regla y compás cómo era inevitable el comunismo y la dirección centralizada de la economía. Hoy nos da la risa pero en base a esta idea murieron millones y millones de personas en muchos países.

    Pero no solo en los países comunistas se extendía esta idea sino que en todos los países, incluso los anglosajones, ganó mucho peso la idea de que la dirección estatal centralizada de la economía era lo más eficiente. Costó mucho resistirse y mantener cierta libertad de mercado. Sería por tanto erróneo achacar solo al comunismo la idea del control estatal de la economía. El comunismo llevó al extremo lo que era una idea muy difundida en todo el mundo civilizado y contra la que se expresaron algunos economistas como Hayek.

    A finales del 19 y principios del 20 las ciencias avanzaban de forma vertiginosa y había una fe y una esperanza de que las ciencias iban a traer la solución a todos los problemas humanos. Todo se "ciencializaba". En algunas cosas estuvieron más acertados que en otras pero así es la ciencia: se autocorrige y avanza. Se intentó "ciencializar" la economía, los estudios sociales, etc. Se equivocaron mucho pero fueron los primeros intentos que luego se fueron corrigiendo.

    No me parece justo condenar a esas generaciones por sus equivocaciones sin reconocerles sus grandes aciertos. Los avances de la química, la medicina, la industria en esos mismos años fueron espectaculares. Einstein formuló sus teorías de la relatividad en las primeras décadas del 20.

    No hace tantos años que en España hacíamos toda clase de cosas que hoy se consideran barbaridades. Los coches no tenían cinturón de seguridad. Los mosquitos se mataban con flit. La uralita se hacía con amianto. Se fumaba en todas partes. Las tuberías eran de plomo. Vamos a condenar a todos los que hacían estas cosas? Incluso hoy se fuma sabiendo lo dañino que es. Incluso se fuma en espacios cerrados con niños. Qué excusa tenemos nosotros para estas conductas? Me parece que nos precipitamos a condenar a otros cuando nos falta mucho por perfeccionarnos nosotros mismos. Alguien dijo algo sobre la paja en el ojo ajeno.

    Hoy todos los países avanzados deniegan a millones de personas humanas nacidas en países pobres el derecho a venir e instalarse a vivir entre nosotros. Es totalmente un derecho basado en casta y estirpe y sin embargo a todos nos parece normal. ¿Hijo de senegalés? Ajo y agua es lo que te toca. Se siente. Habrá que ver cómo nos juzgan en el futuro. Yo quiero pensar que entenderán que no somos seres totalmente malvados sino solamente equivocados en un punto concreto.

    Hoy en occidente vivimos un momento en que nos parece "lógico" el reconocimiento de derechos de los homosexuales pero hace solo unas décadas les parecía igual de "lógico" que la homosexualidad era condenable y una degeneración o enfermedad. Y era así en todo el mundo occidental.

    - - Continúa - -

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que cada cosa tiene su momento y no hay que criticar cosas pasadas solo porque hoy ya no se llevan. Creo que los nacionalismos tuvieron su sentido y su momento en la historia pero creo que debemos superarlos. Lo que no me gustaría es que dentro de un siglo denigraran el nacionalismo que en otro momento de la historia tuvo sentido. Lo mismo se puede decir de las religiones. Cada cosa tiene o tuvo su momento. Quizá fue útil cuando llegó pero luego se superó. Eso no quiere decir que cuando llegó fuera malo. Quizá fuera un avance sobre lo que había anteriormente.

    En gran parte del planeta nos consideran bárbaros a los españoles por las corridas de toros. Yo entiendo perfectamente su punto de vista pero también entiendo que alguien que se criado en nuestra cultura las considere aceptables.

    El artículo de Rajoy es de hace 31 años y no me parece útil entrar a analizarlo ni me parece que sirva para condenar a Rajoy como persona o como político. Yo no creo ni por un momento que Rajoy o su partido hoy sean racistas ni vayan a hacer políticas racistas.

    Me preocupan mucho más las tonterías y barbaridades que dicen los miembros del gobierno ahora que las que pudieron decir hace décadas. Raro es el día que no se descuelga alguno con alguna estupidez. El gobierno anterior era legendario por sus estupideces y este no le va a la zaga lo cual demuestra que el fenómeno traspasa las líneas políticas y empapa el panorama nacional.

    En mi opinión España hoy tiene muchos problemas y muchos defectos pero el racismo no es uno de ellos. Ha habido brotes aislados por parte de gente ignorante pero podemos decir con orgullo que en España, al contrario que en otros países, incluido Estados Unidos, ningún partido significativo ha levantado la bandera del racismo o la xenofobia. Y tengo que decir que es de las pocas cosas buenas que puedo decir de nuestros políticos porque no me cabe duda de que si alguno levantara ese señuelo encontraría seguidores con facilidad. Entre toda la demagogia y todas las tonterías y barbaridades que se les oyen a nuestros políticos las declaraciones o acciones xenófobas son mínimas.

    El pueblo español, a lo largo de su historia, ha sido mucho menos racista que la mayoría de los pueblos que han tenido imperios y eso nos honra. Y al franquismo se le podrán achacar muchos defectos pero nunca fue un régimen racista. Los militares africanistas tenían mucho apego a sus años africanos y a las amistades que allí hicieron. Como muestra baste un botón: http://es.wikipedia.org/wiki/Mohammed_ben_Mizzian

    No me gusta nada el uso partidista que se está haciendo de la historia. Me parece dañino para nuestro presente y nuestro futuro y me parece dañino para el estudio objetivo de la historia.

    Los españoles que pelearon en la guerra no eran diferentes de nosotros; eran nuestro abuelos, nuestros antepasados. No nos creamos más listos ni mejores que ellos. Vivían en otro mundo muy distinto y quizá lo que nos hace falta es entenderlos mejor y no limitarnos a explicaciones simplistas del tipo de que "eran gente mala". Yo tiendo a pensar que lo importante es entender sus motivaciones y si se equivocaron en algo no juzgarlos porque hoy nos estamos equivocando mucho en muchas cosas y no es por maldad sino por ignorancia. Nos queda mucho por aprender.

    Perdón por la extensión pero la brevedad no es lo mío.

    Alfonso, abogado del diablo y otras causas perdidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Alfonso, muchas gracias por su elaborado comentario y por visitar el blog. Estoy un poco liado estos días pero trataré de responderle a la mayor brevedad posible a todos los "frentes" que abre. Como decían antes en la radio "manténgase a la escucha".

      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Estimado Alfonso, muchas gracias por su trabajado comentario, y perdón por la tardanza en contestar, tengo mil cosas en la cabeza y aunque debería estar sobrado de tiempo la verdad es que no me organizo, sin olvidar mi mala memoria. Son muchos datos y mucha opinión para responder brevemente, aunque trataré de hacerlo y de la mejor manera posible para congratular a Gracián.

      Podría decirle que es un consuelo saber que no solo en España se han dado estas conductas, sino que hay casos similares en otros países, pero la verdad es que no consuela mucho, como bien dice el refrán “mal de muchos...”. Las eugenesia en si no tiene por que ser mala, todos queremos que nuestros hijos o las generaciones venideras sean más sanos, más longevos, mejor preparados..., pero el peligro es tratar de conseguir que esa mejora de la humanidad se consiga impidiendo reproducirse a determinados humanos o eliminándolos directamente. Podemos hablar de una eugenesia positiva y de otra negativa.

      En USA y otros países existe un racismo, podríamos decir que atávico, en determinados grupos sociales y zonas geográficas. En la antigua Unión Soviética se cometieron tremendas atrocidades, superiores en número seguramente a las barbaridades de los alemanes. Tampoco hay que olvidar otras cometidas por ejemplo el Camboya por Pol-Pot, o en la China de Mao durante la Revolución Cultural, con millones de víctimas. Pero estas barbaridades cometidas en nombre del “comunismo” que trataban de eliminar al enemigo político, a mi entender no tiene ese trasfondo racista, o eugenésico si se quiere, que tenían las políticas de los nazis, o la de los japoneses en China y Corea. El caso español, aunque heredero del alemán, no alcanzó ni de lejos las dimensiones de aquel, no solo por el “Spain is different” sino muy posiblemente por la nueva situación internacional tras la finalización de la IIGM que aconsejó prudencia en las formas al régimen franquista. Pero sin embargo tampoco hay que olvidar que los dos únicos países que promovieron estos trabajos eugenésicos desde el aparato del estado fueron la Alemania de Hitler y la España de Franco.

      Efectivamente España no es racista (por ahora y Gila diría que comparándolo con quien), no hay más darse un paseo por la calle y observar a los peatones para comprobar que aquí hay muchas razas mezcladas, de ahí el singular regate dialéctico de Vallejo-Nájera y el franquismo al hablar de “Raza”. Y curioso también que mientras en Alemania de gaseaba a los judíos, Franco ayudaba a los de Hungría por medio de su embajador en Budapest.

      Continua...

      Eliminar
    3. Pero dicho todo esto la pregunta es: ¿debemos conocer la Historia?. Mi respuesta es afirmativa. La historia se puede contextualizar, se puede matizar, pero no por ello debemos olvidarla, aunque esté protagonizada por nuestros antepasados. Seguramente Torquemada en su época fuera visto de manera diferente a como lo vemos ahora, incluso mucha gente se lo pasaría bien viendo quemar a algún hereje, eran antepasados nuestros pero no por ello debemos de desconocer la Historia. Es cierto que se puede manipular la Historia y utilizarla políticamente, por supuesto que si, pero creo que no es el caso de la crónica origen de este comentario. Todo lo que cuento es real y constatable, no hay nada de invención, todo está documentado. ¿No hay que hablar de ello?, ¿no deben hablar los alemanes de los campos de exterminio?, ¿no deben los rusos hablar de los gulag?, ¿no hay que hablar de Paracuellos?. Yo creo que al contrario. En el caso de la Guerra Civil se ha hecho una indecente utilización política del asunto durante muchos años por todos, y se sigue haciendo, por eso aquí, en nuestra modestia de no historiadores, tratamos de dar una visión lo más objetiva de la Historia, siempre matizable por supuesto. Tampoco me quiero extender, creo que mi opinión está clara.

      En cuanto a los políticos y sus declaraciones no está mal recordarles lo que decían hace años, son esclavos de sus acciones. A mi me maravilla ver a un todo un presidente de Alemania dimitir por haber copiado su tesis cuando estaba en la universidad, hace la intemerata de años, o a políticos británicos hacer lo mismo por haber mentido en una multa de tráfico, mientras aquí los políticos se pueden dar a la fuga de la policía, o huir de un accidente el coche de un ministro con la policía detrás y no dar los datos del conductor con total tranquilidad, esto en otros países sería inconcebible, al igual que serían inconcebibles las declaraciones de Rajoy de hace 30 años, en Alemania hubiera tenido que dimitir tras pedir perdón públicamente. En otra dimensión, Torquemada en su tiempo actuaría con la bendición papal, pero seguramente a nadie se le ocurriría en la actualidad tratar de beatificarlo. Es lo mismo que pasa con Vallejo Nájera, no pido que la Academia de Medicina haga una condena pública de sus métodos, pero lo que no me parece de recibo es que se le rinda público homenaje, salvando las distancias ¿a quien se le ocurriría en Alemania homenajear a Menguele?.

      Bueno, no me alargo más, creo que más o menos están claras nuestras visiones. Pedir disculpas por mi tardanza en responder y desearle que tenga un feliz verano.

      Un saludo.
      Florentino Areneros

      Eliminar
    4. Muchas gracias por su tiempo y su respuesta D. Florentino.

      A ver si consigo esta vez hacer una faena breve para no resultar cansino y arriesgarme a recibir algún aviso.

      Algunos apuntes y comentarios un poco deshilachados y sin ánimo de polemizar.

      A título de curiosidad diré que la palabra "raza" ha sufrido una cierta evolución a lo largo de las décadas y hoy tiene un significado distinto del que tenía hace cien años. La RAE dice "casta o calidad del origen o linaje". (Mira por donde asoma otra vez la "casta", solo falta la Susana.) Hace cien años, tanto en castellano como en inglés, tenía un significado más cercano a "cultura", "pueblo" o "patria". Por eso se escribía "The Story of the Irish Race" (http://www.goodreads.com/book/show/621607.The_Story_of_the_Irish_Race) que hoy se titularía "The Story of the Irish People". En inglés americano el significado ha ido mudando hacia la genética y separándose del significado original y en español, que siempre seguimos, ha sucedido lo mismo.

      Hace 50 o 100 años se decía que alguien tenía "raza" para decir que tenía las mejores cualidades como persona. Hace pocos minutos que he oído a un comentarista decir eso mismo de Alfredo DiStefano de modo que ese significado sigue vivo.

      El libro y la película "Raza" muestran a un hombre con cualidades de valentía, etc. y no tiene nada que ver con la raza biológica como la entendemos hoy.

      Lo que en su día se dió en llamar "Día de la Raza" (española, se sobreentiende) hoy diríamos día del pueblo o día de la cultura aunque esas palabras hoy tienden a tener significados más limitados que "raza" que englobaba eso y más.

      Yo, que hablo inglés perfectamente, me apeno de ver que copiamos palabras y expresiones de otras lenguas sin ni siquiera entenderlas. Y a veces nos inventamos palabras "inglesas".


      Las culturas anglosajonas cambian y avanzan sin sentir la necesidad de demonizar a los anteriores. Kipling era imperialista y racista, cosas que ya no se llevan, pero nadie siente la necesidad de demonizarle. Sigue siendo un héroe nacional británico aunque se reconozca que representa ideas y actitudes que ya no se llevan. Los británicos dicen "nosotros pensábamos esas cosas que hoy ya no pensamos"; no intentan echar balones fuera y desentenderse como hacemos los españoles. Hoy la cultura inglesa ha cambiado pero le siguen venerando como escritor y poeta sin que eso implique defender ni compartir todas sus ideas. Esto parece que los españoles no lo acabamos de entender.

      En Estados Unidos veneran como héroes a personas que hicieron cosas que hoy serían inadmisibles. Los padres fundadores de la patria eran en su mayoría dueños de esclavos y sin embargo se les sigue venerando porque esas culturas entienden muy bien que los tiempos cambian y lo que era normal y aceptable entonces puede no serlo ahora y porque asumen como propios sus aciertos y sus errores. Y además entienden que cuando veneran a Washington no están justificando la esclavitud ni le veneran como esclavista. Los Americanos entienden que las ideas evolucionan y las personas y los grupos cambian. El Partido Demócrata era esclavista pero evolucionó y hoy a nadie se le ocurre echarle en cara ese aspecto de su pasado. Aquí no somos así. Y así nos luce el pelo.


      Yo, como maletilla de historiador, soy de la opinión que lo mejor es que los gobiernos se dediquen a arreglarnos nuestros problemas de hoy y de mañana y dejen la historia a los historiadores. Cuando un gobierno se empeña en reescribir la historia es que va por muy mal camino.

      Alfonso - - Niño del Aguarrás II

      Eliminar
  5. Sr. Alfonso: Su defensa me parece una extensa racionalización para justificar unos hechos de dudoso contenido etico. Y lo hace escudandose en algo asi como ''todo el mundo lo hace'' ''siempre ha sido asi''... No es cierto, en la Alemania nazi, como en los otros paises y respecto a los otros desatinos que cometieron y que ud cita, hubo una valiente oposición contra las ''corrientes dominantes''. Esta valiente oposicion ha sido una constante en todo ''tiempo'' histórico. Podriamos resumirla (por abreviar, y por simple que parezca) como la lucha del bien contra el mal. En todo tiempo ha habido corrientes enfrentadas, y siempre ha habido corrientes que se adelantaron a su tiempo. No soy partidario de estudiarlas ajeno a los intereses que las alimentaron, o a la calidad moral de sus motivaciones. Lo cierto que aplicado a la corriente de los tiempos que ud cita, tan faltos de etica e innovación, tuvo como resultado un atraso de 40 años respecto al resto de paises de nuestro entorno.

    ResponderEliminar
  6. Interesantísimo este artículo sobre Vallejo Nájera. Dar la enhorabuena al autor por lo bien desarrollado y explicado.

    Se dice que "Spain is diferent" y hasta a la hora de entender lo "racial" también lo fuimos, pues a la conclusión que llegaba el psiquiatra español era que la "racialidad hispánica" es trastornada por el "gen marxista", muy lejos del racismo clásico defendido en Alemania por el biologicismo nazi de Alfred Rosenberg en su infumable libro "El mito del siglo XX", que tiene como padres y referentes, entre otros, al británico Houston S. Chamberlain (llegó a conocer a Hitler en sus inicios ya bien entrado en años) y al francés conde de Gobineau.

    Al margen del sentido racial expuesto por Vallejo Nájera, en España la exaltación de la raza es de contenido espiritual como agregaduría de todos los pueblos hispánicos bañados por el catolicismo, siendo los ejemplos más claros en este sentido el sacerdote Zacarías de Vizcarra, Ramiro de Maeztu u Onésimo Redondo. Hasta en eso con la Iglesia nos topamos.

    Hernán Pérez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus amables palabras sobre el artículo.

      Hablar de pureza racial en España es marcarse un tripe mortal con doble tirabuzón en el trapecio y ademas sin red. Pero siempre nos queda la Iglesia. Se obró el milagro, y la raza hispana nació "por la consistente amalgama del pensamiento católico". Ahí queda eso, no hay ario que se lo salte, y además bendecidos.

      Eliminar
  7. lo habia ojeado al menos, hay una errata en el pie de la primera foto, republicabos,
    y que Angel Briz ayudase, mas bien, lo toleraron, tal vez ya habían cambiado las tornas y había que hacer méritos ante los posibles vencedores, lo dicho, un gran pisquiatra.
    y mariano es de buena familia, que ayudo su papa al Hermanisimo en la Audiencia de Pontevedra. Cuando la perdida de aceite de Galicia y no lo digo por la fama de mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es usted Chato, relacionar a Mariano con la pérdida del aceite, lo de Mariano son solo hilillos.

      Eliminar