miércoles, 31 de marzo de 2010

OTRAS PLAZAS: CÁCERES (2ª PARTE)


La Concatedral cacereña ubicada en la Plaza de Santa María, donde todavía se pueden apreciar en su fachada las marcas del bombardeo de julio de 1937.
En la primera entrega sobre la plaza de Cáceres vimos como se desarrolló el golpe de julio del 36 en la ciudad, también conocimos como Franco estableció su cuartel general en la ciudad, donde sería proclamado generalísimo. Si todavía no ha leído la entrega puede hacerlo en:

http://florentinoareneros.blogspot.com/2010/03/otras-plazas-caceres-1-parte.html

El 23 de julio de 1937, apunto de finalizar la Batalla de Brunete, una escuadrilla formada por cinco bimotores SB-2 “Katiuska” de la Fuerzas Aéreas de la República Española (FARE), bombardearía el centro histórico de la ciudad de Cáceres, arrojando un total de 18 proyectiles que provocarían 35 muertos y numerosos heridos y daños materiales, las bombas caerían en diferentes lugares de la ciudad entre ellos el Mercado de Abastos, el Gobierno Civil o la Plaza de Santa María entre otros. Según testimonios recogidos posteriormente el ataque se habría producido entra las nueve y nueve y media de la mañana.

Un bombardero Katiuska sobrevuela a un grupo de soldados.
La prensa de Madrid, en concreto La Voz y El Sol, recogerían la noticia al día siguiente, citando también un buen número de objetivos que habrían sido atacados en esa jornada: "SERVICIOS PRESTADOS POR LA AVIACIÓN REPUBLICANA DURANTE EL DIA DE AYER: A primera hora de la mañana, la estación de Calzada de Oropesa-A las ocho cincuenta un aeródromo establecido en la margen derecha del río Alberche, donde había seis aviones que fueron destruidos.-A las nueve diez el aeródromo de Ávila del que despegaron tres cazas, que no pudieron evitar el bombardeo.- A las nueve cuarenta y cinco, fuerzas enemigas en las inmediaciones de Fuenlabrada.- A las dies la estación de Mérida, en la cual, así como en las instalaciones próximas se produjeron grandes destrozos.- A las diez y diecisiete diversos objetivos militares en las cercanías de Cáceres.- A las siete diez de la tarde, la estación y almacenes de Talavera.- Y por último el aeródromo de Almorox , donde había seis aparatos grandes, parte de los cuales fueron incendiados.- Todos nuestros aviones regresaron sin novedad a sus respectivas bases.". Como vemos fue un día intenso para la Aviación Republicana si nos hacemos caso de la noticia.

Noticia aparecida en la prensa de Madrid que recoge las acciones de la Aviación Republicana.

Por su parte en el bando atacado se recogía en el parte de operaciones de la jornada de la siguiente forma el episodio ocurrido en Cáceres: "La aviación enemiga, siguiendo su criminal costumbre de bombardear poblaciones indefensas de la retaguardia, sin finalidad militar alguna, ha bombardeado hoy la capital de Cáceres con cinco aviones causando muertos y heridos en la población civil, la mayor parte mujeres y niños. Este criminal proceder obliga a llevar a cabo las naturales y prontas represalias que ya hemos tenido que ejercer en otras ocasiones iguales".

Estado en que quedo el Palacio del Mayoralgo tras el bombardeo.

Lo que no cabe duda es que los proyectiles alcanzaron el centro de ciudad, hay múltiples testimonios y fotografías que recogen estos destrozos. El atento ojo del buen aficionado puede todavía contemplar los impactos que aquellas deflagraciones provocaron. Los ejemplos más claros los encontramos en la Plaza de Santa María, donde se ubican el Palacio del Mayoralgo y la Concatedral de Santa María entre otros. El palacio seria afectado gravemente por las bombas, así como otros edificios de la Plaza. Las explosiones también afectaron a las personas que se encontraban en el templo en ese momento, o bien accediendo o saliendo del mismo. Según varios testimonios de testigos presenciales el propio obispo de la localidad, Francisco Barbado Viejo, auxilio personalmente a los heridos que allí se encontraban y dando auxilio espiritual a los más graves o ya fallecidos.


Imagenes en las que podemos apreciar algunos de los impactos de metralla sobre la fachada de la Concatedral de Cáceres, en la Plaza de Santa María.
En la actualidad podemos distinguir prestando un poco de atención los impactos de la metralla en las paredes de los edificios de la plaza, de manera muy notable en la fachada de la entrada principal de la Concatedral, donde también podemos observar junto a la puerta de entrada que el nombre de JOSE ANTONIO ha sido cincelado en grandes letras a la derecha de la puerta.

Una inscripción en homenaje a José Antonio al lado de la entrada de la Concatedral, donde también se distinguen diversos impactos.
Así mismo, en la misma plaza y justo enfrente de la Concatedral, podemos observar algunos impactos en el reconstruido Palacio del Mayoralgo, que ha sido reconstruido totalmente, respetando su estilo original y ahora sirve como sede a Caja Extremadura. El edificio además de los impactos, presenta una curiosidad que me mostró un amigo residente en la localidad, en la parte superior de la fachada principal del edificio podemos observar varias argollas a una altura cercana al alero del tejado. Según me comento este amigo, las argollas eran originalmente para atar las caballerías, pero al reconstruir el edificio no se percataron de ello cuando llegaron a la altura correcta y acabaron poniendo las piedras que llevaban las argollas en una fila superior. Aunque tras observar postales antiguas yo me inclino a pensar que se debe de tratar de un artificio de los lugareños para tomar el pelo a los turistas desprevenidos, como en mi caso.



Una imagen del Palacio del Mayoralgo de antes de la guerra y otra del mismo en la actualidad tras su reconstrucción.
A la vuelta de Cáceres hacia Madrid, en vez de tomar dirección Trujillo, podemos regresar por el norte en dirección a Plasencia, para acercarnos hasta la comarca de la Vera y desviarnos hasta Cuacos de Yuste donde se encuentra el Monasterio de Yuste, lugar en el que el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, se retiró a pasar los últimos días de su vida. Se trata, al igual que la comarca donde se encuentra, de un lugar de una belleza excepcional, de recomendada visita. Y justo en ese paraje, en la carretera de subida hacia el Monasterio encontramos un desvío que esta señalizado como “Cementerio de los Alemanes”. En un primer momento se podría pensar que se trata de un cementerio relacionado con personal al servicio del emperador, que acabarían siendo enterrados aquí, sin embargo el cementerio tiene una historia mucho más reciente.
Una vista del Cementerio de los Alemanes, junto al Monasterio de Yuste.

El cementerio se inauguraría en 1983 gracias a la labor del Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge organismo dependiente del Gobierno Alemán encargado de velar por los cementerios de guerra alemanes repartidos por todo el mundo. En el mismo se encuentran enterrados 182 soldados alemanes, 28 de la Primera Guerra Mundial y 154 dela Segunda, que fallecieron en España a causa del naufragio de sus buques o por el derribo de sus aviones, y se encontraban repartidos por toda la geografía nacional, siendo traídos a este lugar en la fecha indicada. En una placa a la entrada del recinto encontramos una placa con texto en alemán cuya traducción es: “En este cementerio de soldados descansan 28 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda Guerra Mundial. Pertenecieron a tripulaciones de aviones que cayeron sobre España, submarinos y otros navíos de la armada hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causa de sus heridas. Sus tumbas estaban repartidas por toda España, allí donde el mar los arrojó a tierra, donde cayeron sus aviones o donde murieron. El Volksbund en los años 1980–1983 los reunió en esta última morada inaugurada en presencia del embajador de la República Federal de Alemania en un acto conmemorativo hispano-alemán el 1 de junio de 1983. Recordad a los muertos con profundo respeto y humildad.”. Se trata de un cementerio de gran sencillez, donde solo destacan unas modestas cruces de granito y en cada una de ellas encontramos el nombre del soldado, su categoría militar, y su fecha de nacimiento y muerte.

Desde este punto nos dirigimos hacia Navalmoral de la Mata desde donde tomamos la autovía de Extremadura de nuevo para regresar a Madrid.
En próximas fechas nos acercaremos hasta la torera localidad de Cartagena. En esta misma sección de OTRAS PLAZAS les facilitaremos todos los datos de la actualidad taurina de esta bella ciudad.

6 comentarios:

  1. Mmmm… un cuaderno de viaje muy interesante. Muchas gracias por compartir experiencias, sensaciones y conocimientos.

    Desconocía el bombardeo de Cáceres del que hablas en este artículo. La verdad es que, en general, he encontrado pocas referencias e informaciones sobre la acción de la aviación republicana contra la retaguardia del territorio franquista. Por el contrario, me he topado con muchos más datos sobre los bombardeos efectuados por las tropas nacionales (Madrid, Barcelona, Valencia, Guernica…).

    Tampoco conocía la existencia del Cementerio de los Alemanes. Está claro que en otros países muestran un mayor respeto hacia su Historia. España, en general, me resulta lamentable, manteniendo una dinámica triste, pobre e inmadura para asumir y aceptar su Pasado.

    En este sentido, me ha gustado el espíritu del monumento construido para conmemorar el centenario de la Batalla de Talavera (del que hablabas en la anterior entrega). Tres pilares que representan a cada una de las naciones implicadas en aquel episodio y el nombre de las tropas que en él participaron. Como bien señalas, parece un buen ejemplo para recordar hechos históricos sin herir sensibilidades. Por desgracia, parece claro que, para poder enfocar de la misma manera otros episodios más cercanos en el tiempo, tienen que cambiar todavía muchas cosas.

    Bueno, un placer seguir este blog, en el que, además de poder seguir la temporada “taurina”, uno puede enriquecer conocimientos y ampliar perspectivas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco sinceramente sus palabras Gerión, máxime tratandose de alguien de su contrastada autoridad en la materia.

    Coincido en su opinión sobre el enfoque actual que se da a la guerra civil, y que se sigue utilizando en la actualidad cmo arma arrojadiza. En breve dare cuenta de un episodio lamentable que se ha producido hace poco y en el que se ha visto involucrada Gefrema a raiz de un acontecimiento taurino que se producirá en breve.

    Un cordial saludo.
    Florentino Areneros.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, para lo que da un bimestre en la UNED, quién lo iba a pensar...
    Y digo yo que igual este Florentino nos hacía más avío que el incumbente a los merengones, que ya va siendo temporada...

    ResponderEliminar
  4. El motivo de durar solo un bimestre a causa de una expulsión disciplinaria, fue debido a la inquina y envidia de los titulares de las cátedras, incapaces de aceptar la existencia de nuevos talentos que les puedan hacer sombra. Estaría encantado de tomar las riendas de este equipo huerfano y a la deriva, el pecunio no sería problema, algo simbólico valdría. Con la mitad de lo de Valdano me conformaría, incluso esto último sería negociable(todo por el club).

    ResponderEliminar
  5. Una cosa referente al cementerio militar de Cuacos de Yuste. Fue inaugurado el 1 de junio de 1983 no de 1988 como erróneamente se dice. Para saber más: u-historia.com (sección Biblioteca y Ocio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario y por visitar el blog. Ya está corregido el gazapo.

      Eliminar