jueves, 16 de febrero de 2012

LA GUERRILLA EN LA GUERRA CIVIL


Portada del libro de Raúl César Cancio recientemente publicado por el Ministerio de Defensa. (Haga clic en cualquiera de las imágenes de la crónica para verlas ampliadas).

LA GUERRILLA EN LA GUERRA CIVIL

Hablar de Raúl Cesar Cancio “Supremo” es hablar de triunfo y puerta grande. Ya le hemos comparado en alguna ocasión con un moderno rey Midas de la guerracivilmaquia que transforma en dorado metal todo lo que pasa por sus manos. Sería nuevamente largo de enumerar todas las cualidades que atesora el maestro de Las Salesas, un diestro que posee un insuperable dominio de la técnica, a lo que acompaña un conocimiento preciso, casi académico, de los terrenos donde desarrolla la lidia. Pero ante todo destaca de este inigualable maestro su ya legendario valor, que si no conociéramos de su templanza podríamos calificar de temerario y un punto suicida. “Supremo” es un torero de los de antes, que le da igual enfrentarse a una u otra ganadería, no pone reparos a ningún encaste y así podemos verle lidiando al Tribunal Supremo durante la Guerra Civil, fajándose con los bureles de la Guerra Civil norteamericana, recibiendo a “ puerta gayola al mismísimo BOE” o plantando un par de “banderillas en todo lo alto del edificio madrileño de la Telefónica”, entre otros ejemplos. Los que han tenido el privilegio de verle actuar pueden dar fe de su arte sublime arte que le convierte en uno de los más firmes candidatos a ocupar el primer puesto del escalafón de la moderna guerracivilmaquia, de nos ser por que en ese puesto de honor reservado solamente a los verdaderos dioses de este noble arte, encontramos al indiscutible número uno: el inigualable “Moncloveño”.

Algunos miembros del XIV Cuerpo de Ejército “Guerrilleros” del Ejército Popular de la República, la primera unidad de estas caracteristicas en todo el mundo que se integró en la estructura regular de un ejército.

Una vez puestos en situación sobre la figura de este gran maestro (por si algún lector despistado todavía no sabía de quien estábamos hablando) voy a pasar a narrarles la que ha sido la última faena del insuperable diestro de Las Salesas. Como le comentaba anteriormente este diestro de valor temerario no se arredra con nada, ningún ganado le asusta, y en esta ocasión eligió una ganadería que, si me permiten entonar un “mea culpa”, era desconocida hasta ahora en esta redacción que me honro dirigir. Me estoy refiriendo a la historia de la guerrilla en la Guerra Civil, o para ser más exactos de las fuerzas especiales, como decimos un morlaco que hasta ahora no se había lidiado con la profundidad que “Supremo” ha conseguido en esta acertada lidia.



Los grupos de operaciones especiales presentes en la actualidad en la mayoría de los ejércitos del mundo, incluido el español, tienen su primer antecedente en el XIV Cuerpo de Ejército del EPR formado durante la Guerra Civil.

Raúl cesar Cancio “Supremo” acaba de publicar el libro “Fuerzas especiales en la Guerra Civil española”, un soberbio ejemplar editado por el Ministerio de Defensa en el que el autor desgrana de una manera amena y concisa, la génesis y evolución de lo que comenzó siendo fiel reflejo de la tradición guerrillera española (entroncada en lo más profundo de la esencia patria, que diría el maestro Matías Prats, desde los tiempos de Indibil y Mandonio o el lusitano Viriato, pasando el Empecinado o el cura Merino, entre otros muchos ejemplos a lo largo de la Historia de España), hasta llegar a convertirse en las primeras unidades de fuerzas especiales de un ejercito regular. Como decimos, es una faena liviana pero muy intensa, muy concentrada (o muy aseada que dicen los puristas), con las tandas justas de pases, sin recargar ni empalagar al aficionado. Seguramente desde algún lugar de los tendidos se puedan escuchar voces diciendo que el morlaco tenía más faena, y posiblemente tengan parte de razón. Nadie duda que de esta ganadería se pueda escribir en el futuro un auténtico Cossio plagado de todo lujo de detalles y estampas, tan del gusto de muchos exhaustivos y barrocos aficionados. Detalles como el nombre y apellidos del que tocaba el clarín, o el apodo de aquel tío abuelo del mozo de toriles que le buscó una recomendación para entrar a trabajar en la plaza alejándole de los billares y las malas compañías, detalles sin duda de gran valor historiográfico, pero que en muchas ocasiones acaban haciendo que el espectador pierda el interés y no consiga asimilar la faena en su conjunto, algo que si ha conseguido lograr “Supremo” en su trabajo, haciendo que desde la apertura de la puerta de los toriles hasta el cierre de la del desolladero, el tiempo discurra efímero mientras el espectador disfruta con la lectura de las páginas.

La utilización de tácticas de guerrilla ha sido una constante a lo largo de la Historia de España, siendo tal vez el más famoso de estos guerrilleros de la antigüedad el lusitano Viriato. En la imagen podemos ver el cuadro “La muerte de Viriato” pintado por José Madrazo.
Haga clic en la imagen para ir a la página de Madrid en Guerra.

La guerrilla, al igual que el “gen del asedio del que ya habláramos en otra ocasión”, está ligada a la propia Historia de España desde tiempos inmemoriales, ahí tienen ustedes a Viriato (cualquier parecido con el de Antena 3 es pura coincidencia), a Indibil, Mandonio, o el cántabro Corocotta. Este modo de hacer la guerra, la “guerra asimétrica” que es como con su inigualable maestría la denomina “Supremo”, alcanzaría su cenit en el siglo XIX durante la Guerra de Independencia, así como en las Guerras Carlistas, pudiendo llegarse a la conclusión a que a partir de aquello ya estaba todo inventado. Pero nada más lejos de la realidad como bien nos hacer ver Raúl C. Cancio en su libro: la guerrilla como tal entendida, algo que actuaba en paralelo a los ejércitos regulares, acabaría integrándose en este por medio de las unidades de operaciones especiales, y esto es algo que nuevamente tendría su origen en España, en concreto en el Ejército Popular de la República, donde se creo a partir de unidades guerrilleras clásicas lo que habría de ser el XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero, formado por unidades de élite especializadas en acciones en la retaguardia enemiga. En la actualidad todos los ejércitos tienen integradas en su estructuras este tipo de unidades que tienen su origen el la Guerra Civil Española, algo que muchos hasta hoy, entre los que me incluyo, desconocíamos totalmente.

Estado Mayor de la 130 Brigada Mixta, perteneciente a la 43 División del EPR, que protagonizaría uno épico episodio tras quedar embolsada por fuerzas de la III División de Navarra en la comarca de Bielsa. Formaba parte de esta unidad una compañía del XIV Cuerpo de Ejercito Guerrillero al mando del capitán Anguita, muerto heroicamente en aquel combate.

En el libro el autor nos va detallando como nacen las primeras partidas guerrilleras a la clásica usanza, casi a la fuerza ante el avance incontenible del Ejercito Africano del general Franco. Más adelante nos narra con su habitual maestría la formación de unidades que habrían de combatir en esa guerra del gato y el ratón que fue la guerra de minas en la Ciudad Universitaria con la formación del Batallón de Servicios Especiales, la epopeya de la Bolsa de Bielsa, la nueva estructuración de todos estas nuevas unidades hasta llegar al nacimiento de lo que habría de ser el ya citado XIV Cuerpo de Ejercito, alguna de sus acciones más destacadas durante la guerra, así como el importante papel que desempeñó esta unidad en los combates que entre republicanos tuvieron lugar tras producirse el golpe del coronel Casado en Madrid, sin olvidar el papel de estos soldados tras la guerra, tanto en España como en la Segunda Guerra Mundial. Les podría dar muchos más detalles, pero si me quieren hacer caso les recomiendo que se hagan con este libro, de precio muy asequible, y disfruten con los lances de esta apoteósica faena. Normalmente las tiradas del Ministerio de Defensa no tienen son reducidas, no se distraigan si no quieren quedarse sin un ejemplar.

Imagen del fuerte de Carchuna donde se encontraban recluidos más de trescientos prisioneros republicanos procedentes del frente de Asturias que serían liberados tras la audaz acción de un comando guerrillero del ejército republicano.

No quisiera terminar esta crónica sin narrarles uno de los pasajes de este trabajo, me estoy refiriendo a la operación que estas unidades llevaron a cabo en la localidad de Carchuna. En este lugar del litoral granadino se encontraban recluidos en una antigua fortificación de defensa costera, más de 300 prisioneros republicanos capturados tras la caída de Asturias, que eran obligados a trabajabar en la construcción de un aeródromo. A partir del testimonio de dos de estos prisioneros que consiguieron evadirse y llegar hasta las líneas republicanas (que se encontraban a unos 10 kilometros prácticamente en el límite con la provincia de Almería), se preparó una audaz operación anfibia comandada por oficiales españoles y brigadistas norteamericanos. Un grupo de poco más de una treintena de hombres, a bordo de cuatro barcos pesqueros, desembarcaron en la playa cercana al fuerte. Parte de ellos se encargaron de reducir a la guarnición, mientras otros efectivos emplazaban ametralladoras en diversos puntos para repeler la segura reacción de las fuerzas franquistas que no habría de tardar en producirse, tras liberar a los trescientos prisioneros, comenzó una desesperada marcha por tierra hacia las líneas propias, mientras los grupos de guerrilleros fijaban a las tropas que habían iniciado la persecución. Por su parte las fuerzas republicanas iniciaban una ofensiva de forma coordinada con el objetivo de distraer el mayor número de fuerzas enemigas y facilitar la huida de los prisioneros. La operación fue un completo éxito que finalizaría sin ninguna baja por parte de las fuerzas republicanas, constituyendo esta operación un auténtico hito tanto en la historia militar de las unidades especiales, tanto españolas como internacionales. Una operación de la que ustedes podrán encontrar muchos más detalles en el libro de Raúl Cesar Cancio.

Videoclip del documental “Operación carchuna 1938” con la música original del concierto de Francisco Doblas a la guitarra. Les recomendamos la visualización de este interesante y artístico viedoclip, en el que pueden escuchar versiones de “El Himno de Riego”, “Asturias patria querida” y “Jarama Valley”

Ya solo nos queda a los aficionados esperar a que el diestro de Las Salesas se decida a presentar su trabajo en Madrid, aunque antes nos ha informado de que tiene intención de realizar esa presentación en otra plaza, donde ahora se ubican las unidades herederas de aquellas pioneras del XIV Cuerpo de Ejercito Guerrillero que han dado origen a este gran trabajo de Raúl César Cancio “Supremo”, cuya lectura les recomendamos sinceramente.

Florentino Areneros.


INDICES ANTERIORES

Pueden encontrar los índices de años anteriores haciendo clic en:

INDICE 2012

INDICE 2011

INDICE 2010

1 comentario:

  1. Muchas gracias por la información. Yo ya he resrvado el mío.

    Un saludo.

    ResponderEliminar